Público
Público

EEUU no firmará el Tratado contra las minas antipersona

La Casa Blanca dice que no podría asegurar su seguridad ni la de sus aliados si se adhiere al pacto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EEUU no firmará un acuerdo para eliminar de su arsenal militar las minas antipersona. Así lo confirmó la pasada madrugada Ian Kelly, portavoz del Departamento de Estado norteamericano, después de que en los últimos días surgieran rumores sobre un cambio en su política. 'Esta Administración valoró la posibilidad de revisar nuestra política en este sentido, pero hemos decidido dejarla como está', aseguró.

Según Kelly, EEUU no sería capaz 'de asegurar nuestra propia defensa o de cumplir con nuestro compromiso con los países aliados' firmando una convención para dejar de usarlas. Está previsto que esta decisión genere una gran polémica en la comunidad internacional.

La ONG Human Rights Watch (HRW) envió una carta al presidente Obama a principios de esta semana solicitando su adhesión a un tratado internacional contra este tipo de armamento.Steve Goose, su portavoz en nueva York, dijo que ese tratado se había convertido en algo prioritario y que la Administración Obama estaría desatendiendo su compromiso humanitario no aceptándolo.

La situación no deja de ser paradójica porque mientras que el país lleva desde 1993 contribuyendo con la eliminación de estas minas en todo el mundo, no se decide a firmar un tratado que lo haga oficial y obligatorio.

De hecho, según HRW, desde 1997, EEUU no ha usado, producido o exportado minas antipersona. Ese año, el entonces presidente Bill Clinton, prometió que el país firmaría el tratado que porhibe su utilización en 2006. En 2004, con Bush en la Casa Blanca, el proceso se paralizó.

En la actualidad, hay 156 países que han firmado el Tratado contra las minas antipersona. Los 37 países que no lo han ratificado, han respetado el documento, consiguiendo un enorme progreso en este campo.

Por ejemplo, la ONG asegura que en 2008 un total de 5.170 personas murieron a causa de las minas, mientras que en los 90 esa cifra rondaba las 26.000 al año.