Publicado: 04.11.2013 09:09 |Actualizado: 04.11.2013 09:09

EEUU obligó a médicos del Ejército a torturar a los presos de la CIA

Profesionales sanitarios llevaron a cabo prácticas como la asfixia figurada, la privación de sueño o la alimentación forzosa, llegando incluso a ejercer como interrogadores de los detenidos utilizando datos médicos para

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Médicos y psicólogos bajo los mandos del Ejército estadounidense violaron los códigos éticos que rigen sus profesiones por orden del Departamento de Defensa y la CIA al dar un trato degradante e involucrarse en la tortura de varios detenidos sospechosos de ser terroristas, según un reciente informe elaborado por un grupo de expertos independientes en defensa, derecho, salud y ética.

El estudio del Grupo de trabajo para preservar la profesionalidad médica en los Centros de Detención de Seguridad Nacional presentado recientemente ha concluido que después del atentado contra las Torres Gemelas del pasado 11 de septiembre de 2001, los profesionales sanitarios que trabajan para el Ejército y los servicios de inteligencia "diseñaron y tomaron parte en prácticas crueles, inhumanas y degradantes e incluso torturas de detenidos", según publica este lunes el diario británico The Guardian.

Según la BBC, y como era de esperar, tanto el Pentágono como la CIA han rechazado las informaciones arrojadas por el informe, que añade nuevos datos sobre las torturas ya conocidas por la opinión pública.

Es el caso de los médicos, recibieron la orden de ignorar uno de los principios básicos de su profesión en EEUU -"lo primero es no hacer daño"-, al no tratar a varias personas que se encontraban enfermas. La CIA y el Departamento de Defensa estadounidense son los principales responsables de estos hechos, al haber pedido a sus trabajadores sanitarios dejar a un lado sus escrúpulos y actuar de este modo contra los presos por los intereses de ambas entidades, causando daños a los detenidos, a los que sometían al waterboarding (asfixia simulada) o a la privación de sueño.

Thomson: "En nombre de la seguridad nacional los médicos han sido transformados en agentes del Ejército" En esta línea, el estudio elaborado a lo largo de dos años por los 19 miembros del grupo de trabajo titulado El Abandono de la Ética: la profesionalidad médica y el abuso de los detenidos en la Guerra del Terror, viene a determinar que EEUU obligó a médicos y enfermeras a participar en la alimentación forzosa de prisioneros en huelga de hambre, en contra de las leyes de la Asociación Médica Mundial y la Asociación Médica Americana.

Pero hay más: los mismos médicos y psicólogos a las órdenes de Defensa vulneraron también el derecho a la confidencialidad de sus pacientes, compartiendo con los interrogadores detalles sobre la condición física o psíquica de los detenidos, e incluso llegaron a actuar como interrogadores directos de los detenidos.

Según Gerald Thomson, profesor emérito de medicina en la Universidad de Columbia y colaborador en la elaboración del informe "está claro que en nombre de la seguridad nacional los médicos han sido transformados en agentes del Ejército y han llevado a cabo acciones contrarias a la ética de la medicina y a su propia aplicación práctica.. Tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que esto no vuelve a pasar", defiende Thomson.

El informe asegura que estas prácticas siguen teniendo lugar, y que se han elaborado protocolos que contemplan la participación de médicos y enfermeras en acciones como la alimentación forzada de detenidos. 

El presidente de la IMAP David Rothman ha defendido la necesidad de una investigación completa al respecto de estas actuaciones, además de pedir al comité de inteligencia del Senado que interrogue a la CIA al respecto y establezca reglas para asegurar que los profesionales sanitarios que trabajan para el Ejército o la Inteligencia cumplan con los compromisos éticos de la profesión.