Público
Público

EEUU perderá el estatus de superpotencia financiera, dice Berlín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Alemania culpó el jueves al modelo capitalista anglosajón de generar la crisis financiera mundial, afirmando que Estados Unidos perdería su estatus de superpotencia financiera y tendría que aceptar una mayor regulación del mercado.

En unos términos inusualmente duros, el ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrück, dijo al Parlamento que la crisis financiera dejaría "profundas marcas" y propuso ocho medidas para afrontarla, incluyendo una prohibición de las especulativas ventas al descubierto y un aumento de los requisitos bancarios de capital para contrarrestar los riesgos de crédito.

"El mundo nunca será como era antes de la crisis", afirmó Steinbrück, número dos del partido Socialdemócrata, ante la cámara baja, el Bundestag.

"Estados Unidos perderá su estatus de superpotencia en el sistema financiero mundial. El sistema financiero mundial se volverá multi- polar", añadió.

El ministro atribuyó la responsabilidad directa de la crisis a Estados Unidos y lo que el llamó el afán anglosajón por los beneficios de dobles dígitos y las enormes comisiones para los banqueros y los directivos.

"Los banqueros de inversión y los políticos de Nueva York, Washington y Londres no estaban dispuesto a abandonarlas", dijo. "Wall Street nunca será lo que fue".

El colapso del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, y los problemas financieros de otras instituciones como la aseguradora AIG han llevado al Gobierno de EEUU a presentar un paquete de rescate de 700.000 millones de dólares para el sector financiero del país.

Steinbrück dijo no era ni sabio ni necesario que Alemania imitase ese plan para sus propias instituciones.

El banco alemán Bundesbank anunció esta semana que las turbulencias del mercado financiero afectarían a los ingresos de los grandes prestamistas comerciales alemanes, su ente público Landesbanks y sus bancos cooperativos.

Sin embargo, el encargado de la economía alemana aseguró que su organismo regulador Bafin creía que los bancos germanos podrían asumir las pérdidas y asegurar la seguridad de los ahorros privados.

"La crisis financiera es sobre todo un problema americano. Los otros ministros de economía del G7 en la Europa continental comparten esta opinión", aseguró.

"Este sistema, que está de lejos insuficientemente regulado, está colapsando ahora, con consecuencias a largo plazo para el mercado financiero estadounidense y considerables efectos de contagio para el resto del mundo", añadió.