Público
Público

EEUU se planta ante Israel

Insta a Tel Aviv a parar la construcción de un edificio para colonos en Jerusalén Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Será necesario esperar todavía algún tiempo para ver si es el juego de siempre o si esta vez la Administración de Estados Unidos va en serio. De momento sólo tenemos la indicación de un nuevo foco de tensión bilateral. Washington ha instado a Israel a suspender la construcción de una veintena de apartamentos para colonos judíos en el barrio musulmán de Sheij Yarrah, en la Jerusalén ocupada, y el primer ministro Binyamin Netanyahu ya ha contestado que eso es imposible.

El último lugar de fricción es el antiguo Hotel Shepherd, un viejo albergue que en 1985 adquirió un ciudadano judío americano, Irving Moskovitz, que ha amasado su considerable fortuna con el juego y las apuestas en Florida. Desde hace varias décadas Moskovitz se dedica a comprar, a veces mediante engaño, viviendas palestinas en Jerusalén que luego cede a los colonos.

A sus 80 años, Moskovitz es un judío religioso con estrechos vínculos con la derecha israelí más nacionalista, en la que se mueve como pez en el agua. Con su fortuna ha financiado proyectos en Jerusalén y Cisjordania. Desde 1985 ha esperado pacientemente los permisos del Ayuntamiento para construir en la zona de Sheij Yarrah, y los permisos le llegaron hace tres meses, justamente unos días después de que Netanyahu formara su Gobierno.

Los palestinos protestaron inmediatamente y el pasado jueves el departamento de Estado convocó a Michael Oren, embajador de Israel en Washington, para solicitar una explicación. Oren respondió que el polémico edificio y sus alrededores los ha comprado un particular (Moskovitz) y que el Gobierno israelí no puede impedir que el Ayuntamiento le haya dado permiso de obras.

Netanyahu declaró ayer que cualquier judío tiene derecho a comprar casas y a construir en cualquier lugar de Jerusalén, y en privado, según la televisión hebrea, explicó que no entiende qué está haciendo el presidente Barack Obama.

El antiguo Hotel Shepherd se encuentra en una zona donde Israel no permite a los palestinos construir, a pesar de la dramática escasez de viviendas que sufren en todo el sector ocupado de Jerusalén. El Ayuntamiento, sin embargo, no ve ningún problema porque en esa misma tierra, que para más inri es ocupada, construyan los colonos.

Habrá que aguardar cierto tiempo para ver quién gana el pulso. En Israel creen que la Administración Obama cederá tarde o temprano. El profesor Avi Ben Zvi, experto en Estados Unidos, estima que a favor de Israel juegan dos factores: que Obama 'está perdiendo popularidad' en su propio país y su 'falta de experiencia'.

Si Obama no consigue frenar pronto la expansión de Israel, las posibilidades de crear un Estado palestino desaparecerán al tiempo que crecerá el riesgo de nuevos conflictos, algo que no parece preocupar al Gobierno israelí.

Netanyahu, como sus antecesores, está mostrando más interés en consolidar la ocupación que en abrir una puerta a la paz.

El Ejército israelí ha distribuido un folleto entre los soldados en el que se denuncia una supuesta “conspiración” del Papa y los cardenales de la Iglesia católica para eliminar a los judíos del mundo, según reveló ayer el diario ‘Haaretz’.

El folleto, que recientemente se retiró de la circulación, asegura que el Vaticano colabora con Hizbolá para acabar con los judíos. Contiene declaraciones de un tal Avi, de quien se dice que es un chií que se convirtió al judaísmo, que manifiesta haber visitado el campo de exterminio de Auschwitz en compañía del líder de Hizbola, Hasan Nasrallah, invitados por el Vaticano. El panfleto también asegura que en Europa hay importantes figuras de la política y del periodismo que trabajan abiertamente contra Israel.