Público
Público

EEUU propone un nuevo enfoque del antiterrorismo con la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos propuso el lunes a los líderes de la Unión Europea (UE) que adopten un enfoque conjunto para combatir el terrorismo y dejen a un lado las divisiones generadas por la guerra en Irak y los abusos cometidos en Guantánamo, dijeron funcionarios estadounidenses.

La propuesta fue descrita como una idea general en su primera fase y surgió mientras ambas partes discutían el deseo de Estados Unidos de que Europa acepte reclusos de la prisión militar estadounidense de Bahía de Guantánamo, Cuba, donde se encuentran detenidos sospechosos de terrorismo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ordenado el cierre en un año de la prisión, condenada por la comunidad internacional, y que se ponga fin a las duras técnicas de interrogatorio que allí se utilizaban.

"Estados Unidos quiere de verdad pasar página (...) quiere cambiar la manera en la que se lucha contra el terrorismo", dijo el comisario de Justicia y Seguridad de la UE, Jacques Barrot, después de reunirse con el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, que supervisa el cierre de la prisión.

"Aceptaremos recibir a cualquiera de los detenidos sólo si queda absolutamente claro que los errores del pasado no se repetirán", dijo Barrot hablando a través de un intérprete.

El comisario europeo y el ministro checo de Interior, Ivan Langer, que representaba a la presidencia del bloque, señalaron además que el subsecretario de Estado estadounidense, James Steinberg, había planteado la idea de una declaración conjunta sobre terrorismo durante su reunión.

"Se propuso (...) que redactemos juntos un memorando de entendimiento que enuncie los principios que deberían inspirar nuestra lucha común contra el terrorismo", expresó Barrot.

Varios gobiernos europeos, principalmente Francia y Alemania, se opusieron a la guerra de Irak y a la afirmación del ex presidente George W. Bush de que ésta era parte de una guerra contra el terrorismo lanzada tras los ataques del 11 de septiembre.

También se sumaron a otros líderes internacionales en su condena a los abusos cometidos en Guantánamo.

Unos 240 sospechosos de actividades terroristas permanecen en la prisión. Muchos llevan siete años detenidos sin que se presenten cargos contra ellos y algunos han sido sometidos a técnicas de interrogatorio denunciadas por los críticos como torturas.