Público
Público

EEUU reabrirá una docena de casos de abusos de la CIA

El Departamento de Justicia difundirá un informe con detalles de torturas durante 2004

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los abusos de la CIA durante interrogatorios a sospechosos de terrorismo vuelve a salpicar a la administración Bush. El Departamento de Justicia de EEUU ha recomendado reabrir una docena de casos de torturas a prisioneros durante 2004.

Dicha recomendación, que ya ha levantado las críticas desde algunos miembros del gabinete del ex presidente estadounidense, procede de la oficina de ética del Departamento de Justicia y ha sido presentada por el propio fiscal general de EEUU Eric Holder.

El citado departamento va a difundir a lo largo del día detalles de los abusos, recopilados en 2004  por el inspector general de la CIA pero que nunca han sido revelados, y que podría conllevar a que varios empleados y contratistas de la CIA sean juzgados por los supuestos malos tratos cometidos a presuntos terroristas, según publica el diario estadounidense The New York Times, que cita a una persona no identificada que ha recibido información oficial sobre el asunto.

Cuando la CIA se refirió por primera vez a los hallazgos de su inspector general, decidió que ninguno de los casos merecía ser procesado. Pero cuando Holder asumió el cargo y vio que las acusaciones incluían muertes de personas bajo custodia y otros casos de abusos mentales o físicos, reconsideró la decisión.

'Con la publicación de los detalles el lunes y el consejo formal de que al menos algunos de los casos sean reabiertos, parece prácticamente seguro que a continuación se nombrará un fiscal o seguirán otros pasos concretos, lo que supondrá significativos nuevos problemas para la CIA', recoge el Times.

La recomendación de revisar los casos se centra fundamentalmente en acusaciones de abuso a detenidos en Irak y Afganistán. En algunos casos de abusos que acaban de hacerse públicos, el informe de la CIA, del que ya salieron a la luz varios detalles el pasado sábado, describe cómo sus agentes llevaron a cabo ejecuciones falsas y amenazaron al menos a un prisionero con una pistola y un taladro, posiblemente violando el estatuto federal de torturas.

El Times cita a un portavoz de la CIA, Paul Gimigliano, que dice que la recomendación del Departamento de Justicia de abrir casos cerrados no había sido enviado a la agencia de inteligencia.

'Las decisiones sobre si presentar acciones ante un tribunal se tomaron tras una cuidadosa consideración por fiscales de carrera en el Departamento de Justicia. La propia CIA llevó esos asuntos - hechos y acusaciones por igual - ante el departamento', dijo Gimigliano, según el diario.

'Nunca ha habido una explicación pública de por qué el Departamento de Justicia bajo el presidente George W. Bush decidió no presentar cargos en casi dos docenas de casos de abusos que se sabe que fueron remitidos a un equipo de fiscales federales (...) y en algunos casos ni siquiera los detalles de los casos han sido hechos públicos', cita el periódico estadounidense.