Público
Público

EEUU revisa guías de autopsias para detectar el Alzheimer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Julie Steenhuysen

Durante muchos años, una autopsiarealizada por un forense era considerada la mejor forma deconfirmar la presencia de la enfermedad de Alzheimer.

Pero nuevas guías propuestas por el Instituto Nacional deEnvejecimiento de Estados Unidos y la Asociación de Alzheimerbuscan distinguir entre los cambios en la memoria o la demenciadiagnosticados por los médicos cuando las personas están vivas,y los cambios que los forenses pueden ver en una autopsia.

Las guías propuestas ofrecerán información adicional sobrela enfermedad, que ayudará mientras los científicos desarrollanpruebas para medir los cambios biológicos en el cerebro, lasangre o el líquido espinal para diagnosticar el Alzheimer enestadios más tempranos.

Varias compañías, incluidas Eli Lilly and Co, Bayer yGeneral Electric Co, están trabajando en compuestos paraidentificar cambios cerebrales relacionados con el Alzheimer encontroles denominados tomografías por emisión de positrones(TEP).

Muchas otras empresas e investigadores están trabajandosobre otros tipos de biomarcadores.

"Algún día los biomarcadores probablemente reemplazarán laciencia forense", dijo el doctor Creighton Phelps, de ladivisión de neurociencia del Instituto Nacional deEnvejecimiento, en una entrevista durante la ConferenciaInternacional de la Asociación de Alzheimer en París.

Los médicos forenses actualmente buscan en el cerebromarañas de la proteína beta amiloide y otra proteína llamadatau para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer.

Pero estudios demostraron que las personas pueden morir conmucha placa y marañas en su cerebro y aun así tener una funcióncognitiva normal.

"Sabemos de personas que mueren con cambios de Alzheimer ensu cerebro pero no tuvieron demencia", dijo Phelps.

Según las guías propuestas, los pacientes que tienenproblemas de memoria causados por la enfermedad serándiagnosticados con Alzheimer -el tipo más común de demencia- oen los casos menos graves, con deterior cognitivo leve (DCL)debido a demencia por Alzheimer.

El término enfermedad de Alzheimer será usado parareferirse a los cambios subyacentes en la patología, dijoPhelps. "Habitualmente todo se ubicaba en una gran fuentecomún, pero (las condiciones) no son equivalentes", explicó.

"Uno puede hallar algo que no coincide con lo que lapersona experimentaba en su vida", añadió.

Phelps indicó que la demencia puede estar causada pormuchas dolencias, incluida la enfermedad vascular, por lo quees importante ser claros sobre qué es lo que está causando elproblema.

Las guías propuestas ofrecen muchos más detalles sobre cómoevaluar los cerebros de las personas durante una autopsia, lostest específicos que deberían realizarse y piden a los forensesque cuantifiquen la cantidad de placa en el cerebro.

Bill Thies, de la Asociación de Alzheimer, dijo que saberla ubicación de la placa en el cerebro de una persona brindaríapistas sobre por qué algunas personas desarrollan demencia yotras no.

Por ejemplo, si estos depósitos de proteína se acumulan enlos centros de memoria del cerebro, eso podría causar másproblemas que si se ubican en otras regiones cerebrales.

A comienzos de este año, el Instituto Nacional deEnvejecimiento de Estados Unidos, parte de los InstitutosNacionales de Salud, y la Asociación de Alzheimer lanzaronnuevos criterios de diagnóstico para ayudar a los médicos aclasificar mejor a pacientes evaluados por signos de demencia.

Las guías forenses propuestas, que son parte de eseproceso, estarán disponibles para comentario público hasta el 1de septiembre. Phelps dijo que espera que los lineamientosfinales se publiquen en enero del 2012.