Público
Público

EEUU suaviza algunas restricciones a Cuba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Senado de Estados Unidos aprobó el martes un proyecto de ley que suavizaría algunos de los límites a los contactos con Cuba, en una medida que podría anunciar cambios más profundos en la política de Washington hacia la isla de gobierno comunista.

El Gobierno del presidente Obama tuvo que convencer a dos miembros de su propio Partido Demócrata para que apoyaran la legislación que contiene las referencias a Cuba, el proyecto de ley del presupuesto de 410.000 millones de dólares (unos 323.860 millones de euros), necesario para mantener al Gobierno en funcionamiento.

El episodio ha planteado preguntas sobre las dificultades que encontrará Obama para cambiar la política hacia Cuba, algo por lo que las autoridades han expresado su deseo. En este momento hay una revisión gubernamental en proceso.

"Estamos (...) revisando la política de Estados Unidos hacia Cuba para determinar la mejor manera de promover el cambio democrático en la isla y de mejorar las vidas de los cubanos", escribió el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, a los dos senadores demócratas que obstaculizaban la votación.

"Sus puntos de vista y los de otros en el Capitolio serán importantes en esa revisión, y el presidente sigue comprometido a consultar con ustedes mientras consideramos cambios en la política sobre Cuba", escribió Geithner el jueves pasado.

Obama ha dejado claro que está a favor de relajar los límites sobre los viajes familiares y los envíos de remesas a Cuba, aunque ha dicho que el embargo comercial debe seguir vigente para presionar en favor de reformas democráticas.

Muchos legisladores estadounidenses están de acuerdo en que se reconsidere la política sobre Cuba, diseñada para aislar a Fidel Castro tras su llegada al poder en una revolución en 1959. Dado que Castro se retiró el año pasado, afirman, es hora de revisar esa política.

Pero cuando las provisiones que aliviaban algunas sanciones se añadieron al proyecto de presupuesto del Gobierno, provocaron el enfado de algunos senadores de estados con grandes cantidades de cubano-estadounidenses anticomunistas, que se oponen a reducir la presión estadounidense sobre el Gobierno cubano.

Los cambios, advirtió el senador por Nueva Jersey Robert Menendez, podrían "suministrar al régimen de Castro beneficios financieros mejorados en la búsqueda de sus políticas represivas".

Como los demócratas no tenían votos necesarios aprobar el proyecto de ley en el Senado, el Gobierno del presidente Obama entró en acción.

Fueron necesarias dos cartas de Geithner para convencer a Menendez y a otro demócrata, el senador por Florida Bill Nelson, de que los cambios no supondrían un gran giro en las décadas de política estadounidense de aislar al Gobierno cubano.

El requisito de pago adelantado para las ventas agrícolas a Cuba aún se exigirá por ley, señaló Geithner, mientras que sólo una "clase restringida" de empresarios podrá viajar a Cuba para comercializar y vender productos médicos y agrícolas.

La ley, ya aprobada por la Cámara de Representantes, permitirá a las familias cubano-estadounidenses viajar una vez al año a Cuba, en lugar de una vez cada tres años.