Público
Público

EEUU vincula al supuesto autor del tiroteo en Texas con Al Qaeda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos descubrieron que un psiquiatra del Ejército se puso en contacto con un islamista favorable a Al Qaeda, y dieron la información a las autoridades antes que el hombre presuntamente iniciara un tiroteo en Texas la semana pasada, causando la muerte de 12 personas, según fuentes.

Las fuentes, que hablaron el lunes a condición de no ser identificadas por lo delicado del tema, dijeron que cuando las agencias de inteligencia estaban vigilando los contactos de Anwar al Awlaki un incendiario clérigo antiestadounidense de Yemen que simpatiza con Al Qaeda, localizaron comunicaciones electrónicas a finales del año pasado con el sospechoso, el mayor Nidal Malik Hasan.

Aseguran que la información se facilitó a las autoridades federales, incluyendo al FBI, que determinaron que los escritos de Hasan eran consistentes con su obra académica, y que no ofrecía ninguna indicación de que estuviera planeando un ataque o siguiendo las órdenes de nadie.

Las autoridades acusarán a Hasan, un musulmán nacido en Estados Unidos de familia palestina, en un tribunal militar tras el tiroteo en la base de Fort Hood el jueves pasado en el que 13 personas murieron y otras 30 resultaron heridas, dos de ellas responsables gubernamentales.

Con intervenciones del FBI y responsables militares ante importantes congresistas en la tarde-noche del lunes y otras declaraciones oficiales, parece que diferentes partes del Gobierno están intentando evitar ser culpados de haber fallado por no haber prevenido lo ocurrido.

"En este punto no hay señales de que la CIA haya recogido información relevante en este caso y simplemente la haya dejado de lado", dijo un funcionario de inteligencia.

En una carta al director de Inteligencia Nacional, Dennis Blair, y a los jefes del FBI, la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional, el representante Pete Hoekstra, un republicano de la Comisión de Inteligencia de la Cámara Baja, pidió a las agencias que preservaran la información sobre Hasan.

"Creo que los miembros del comité querremos revisar la inteligencia relevante a este ataque, lo que las agencias en posesión de los datos hicieron con ellos y quienes fueron o no fueron informados y por qué", indicó Hoekstra en un comunicado.

Estas declaraciones recuerdan las preguntas hechas tras el 11-S, cuando se produjo una intensa búsqueda de responsabilidades y recriminaciones en Washington sobre cómo las agencias de seguridad e inteligencia no previnieron los atentados.

Los agentes intentaron entrevistar a Hasan en el hospital militar en el que se recupera de las heridas de bala sufridas durante el ataque, pero invocó su derecho a hablar con un abogado, dijeron responsables gubernamentales, que no quisieron especular sobre sus motivos.

Hasan, de 39 años, pasó años trabajando en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en Washington en terapias con soldados gravemente heridos, muchos de ellos con miembros amputados en las guerras de Irak y Afganistán.

En abril fue trasladado a Fort Hood e iba a ser destinado a Afganistán.