Público
Público

EEUU y Canadá jugarán la soñada final de hockey en Vancouver

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Larry Fine

Después de sobrevivir en un minuto de terror y sufrimiento, Canadá consiguió el final feliz que tanto ansiaba: un partido decisivo frente a Estados Unidos por la medalla de oro del hockey sobre hielo masculino en los Juegos Olímpicos de invierno.

El invicto equipo estadounidense había alcanzado la final más temprano el viernes al aplastar 6-1 a Finlandia en el primero de los partidos de semifinales.

Por su parte, el conjunto del país anfitrión debió sufrir bastante para conseguir llegar a la final, ya que rescató un ajustado triunfo de 3-2 sobre Eslovaquia en el otro partido de semifinales.

"Estamos en la final", dijo a periodistas un aliviado Mike Babcock, entrenador de Canadá. "Tal vez les cueste creerlo, pero no me importa contra quién juguemos", agregó.

Canadá parecía tener controlado su partido con una ventaja de 3-0 en el tercer periodo, un cómodo marcador que llevó a la afición local a cantar: "Queremos a Estados Unidos".

Sin embargo, Eslovaquia anotó dos goles y lanzó un feroz ataque en los momentos finales que por suerte para Canadá pudo despejar su portero Roberto Luongo, que aseguró la posibilidad de luchar por el oro olímpico el domingo.

"Hay que darles crédito a ellos, no se rindieron", declaró a periodistas el delantero canadiense Jarome Iginla. "Fue bonito oír esa (última) bocina", añadió.

Los apasionados aficionados canadienses mostraron la misma sensación, y una vez que su respiración volvió a normalizarse, continuaron con el canto dirigido hacia Estados Unidos.

Canadá, selección favorita, sólo perdió un encuentro en la competición olímpica: 5-3 ante el conjunto estadounidense, que pese a ser superado en disparos a portería, aguantó gracias a la gran actuación del guardameta Ryan Miller.

"Ellos tienen un equipo joven y su portero fue impresionante", destacó el entrenador canadiense Babcock.

"Siempre dije que el portero te pone nervioso y creo que ese muchacho fue realmente bueno para ellos", continuó.

SEGUNDAS JUGADAS

Babcock señaló que le gustó lo que vio de sus jugadores durante los primeros 51 minutos y 35 segundos del encuentro ante Eslovaquia, tiempo en el que conquistaron dos goles por medio de desvíos y otro de rebote para controlar las acciones.

"Tuvimos muchísimas oportunidades ante Miller la última vez que jugamos contra ellos (Estados Unidos), pero no contamos con suficientes segundas jugadas ni suficientes desvíos. No trabajamos lo suficientemente duro", remarcó el entrenador.

Babcock indicó que no ve el partido por el metal de oro como el "Partido Soñado", pero insinuó que el mismo marcaría el futuro.

"El (duelo) Estados Unidos-Canadá es una realidad. Creo que van a ver muchos de estos en el futuro. Ellos tienen un buen equipo joven, se están desarrollando. Hoy arrasaron al otro equipo (Finlandia). Deberían ser los favoritos (en la final)", manifestó Babcock en una conferencia de prensa.

Por su parte, el entrenador eslovaco Jan Filc dijo que su equipo había tenido algo de mala suerte al final del encuentro ante Canadá y que se reservaría el análisis de la actuación del conjunto en Vancouver hasta después del partido por el tercer puesto, con el premio de la medalla de bronce.

"Tener éxito significa tener una medalla, y nosotros deseamos una", aseguró Filc.

Mientras tanto, el delantero finlandés Teemu Selanne se mostró ansioso por ese partido, y expresó: "Espero poder sonreir mañana".