Público
Público

EEUU y Libia se suman a la solución del caso Haidar

El Gobierno despliega "toda su capacidad diplomática" ante "el conflicto de fondo entre Marruecos y el Polisario"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos y Libia, además de Argelia, son los últimos países que se han incorporado al tablero diplomático en el que se busca una solución al caso Haidar, cuyo trasfondo ya nadie oculta que es el conflicto histórico entre Marruecos y el Frente Polisario sobre la autodeterminación del Sáhara Occidental.

Mientras que la resolución diplomática permanece encallada, sin desistir de su búsqueda el Gobierno sitúa ya como objetivo prioritario evitar la muerte de la activista saharaui, que lleva 27 días en huelga de hambre. Aunque la decisión sobre su alimentación forzada corresponde al juez y se cree que, llegado el momento, dará lugar a un intenso debate jurídico, desde el Ejecutivo se asegura que eso el fallecimiento por inanición 'no ocurrirá', aunque sin aclarar qué recursos puede utilizar ante la negativa de Haidar a recibir asistenciamédica.

Zapatero insiste en 'preservar' del desgaste al rey Juan Carlos

'Tenemos el objetivo de dar una salida a la situación de la señora Haidar y preservar todo lo que afecta a la integridad de esta persona más allá del conflicto de fondo', confirmó ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al término del Consejo Europeo, que se celebró en Bruselas.

Marruecos no ha ofrecido, al menos hasta ayer, ningún indicio de estar dispuesto a flexibilizar su postura ante un asunto que considera 'de Estado' y capital para su soberanía territorial. Y el Gobierno español, agotado en la práctica su margen de maniobra para presionar al país vecino sin poner en peligro las relaciones bilaterales determinantes en la lucha contra la inmigración y el terrorismo de raíz islamista, sigue buscando nuevos conductos diplomáticos de presión internacional, que se añadan a la que viene ejerciendo la ONU y a la que el jueves se sumó la Presidencia sueca de la UE.

Así, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se ha puesto en contacto con los gobiernos de Argelia y Libia, que mantienen buenas relaciones con el Frente Polisario. Casi de manera simultánea, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, ha hablado con el ministro de Exteriores marroquí, Taieb Fassi-Fihri, según confirmó en la noche del jueves el Departamento de Estado al embajador español en EEUU.

Aclara que Haidar entró en España con su permiso de residencia legal

El Ministerio de Asuntos Exteriores aseguró ayer que esta última gestión no se realizó a petición española, sino por iniciativa de la Administración Obama. 'La diplomacia de EEUU sabe cuándo y cómo tiene que actuar', dijo Zapatero. Algunas fuentes gubernamentales apuntaron que la iniciativa ha surgido de los lobbies estadounidenses. El asunto, no obstante, será abordado el lunes durante la entrevista en Washington que Moratinos tiene programada con Clinton.

Con toda la presión internacional puesta sobre Marruecos y el Frente Polisario, el Gobierno sigue manteniendo, como desde el primer día, el criterio de 'preservar' al rey de intentar una mediación que, en la situación actual, se considera abocada al fracaso. Así lo confirmó Zapatero, quien subrayó que el Gobierno está obligado a trabajar 'con prudencia y responsabilidad, y mucho más cuando se trata de la figura del jefe del Estado'.

'Sabemos cuándo y cómo hay que hacer las cosas', apostilló el presidente del Gobierno, quien aseguró que 'el rey siempre está dispuesto a colaborar', pero recordó 'la singularidad de este conflicto' e insistió en que 'de momento' es el Ejecutivo el que debe desplegar 'toda su capacidad diplomática y de interlocución'.

El presidente aclaró también que la entrada de Haidar en territorio español no recibió ninguna 'autorización política', ya que disfruta de 'un permiso de residencia por razones humanitarias', título que caduca el 21 de enero de 2010 y le sirve para entrar en España, pero no para salir.

Fuentes gubernamentales explicaron que si se le hubiera negado la entrada se habría vulnerado el permiso de residencia y situado a Haidar en un 'viaje en órbita', sin otro título mejor para entrar en un territorio distinto al español.

Zapatero recordó ayer, puesto que 'toda la situación de fondo que está detrás es el Sahara', que la responsabilidad de articular una propuesta de solución a este conflicto es de Naciones Unidas. La implicación de esta organización en el intento de que Marruecos ceda en el caso Haidar alcanza a su secretario general, Ban Kimoon; el alto comisionado para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, y la alta comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay.