Público
Público

El efecto contagio cruza el Atlántico y el Pacífico

Además de Europa, las otras grandes economías, EEUU y China, también se enfrentan al enfriamiento de sus economías en un futuro próximo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Para algunos economistas, la clave sigue siendo la crisis financiera y no una caída en espiral del crecimiento. 'Es un problema, pero no le quita el sueño a nadie. Los alemanes no están asustados porque los españoles vayamos a comprar menos Mercedes, están asustados porque puede no haber euro dentro de unos meses y sus contratos no valdrán nada', dice el catedrático de la Universidad Carlos III y miembro de Fedea Antonio Cabrales. Es más, explica que, por mucho que exporten a la UE, también venden a otras zonas del mundo con gran crecimiento económico, lo que les permitiría compensar una eventual reducción del comercio intracomunitario.

Sin embargo, eso no parece tan claro. Las otras grandes economías mundiales, en especial EEUU y China, también se enfrentan al enfriamiento de sus economías en el futuro próximo, en buena parte, como consecuencia de una eventual espiral de decrecimiento europeo de la que no podrían permanecer al margen. Domenico Lombardi, economista del think tank demócrata Brookins Institution, se lo advirtió hace pocas semanas al subcomité del Senado de Estados Unidos encargado de vigilar la evolución de la economía: 'Nuestras exportaciones a la zona del euro suman unos 100.000 millones de dólares, poco menos del 10% de nuestras exportaciones totales. Con la demanda debilitándose en Europa debido a unas sombrías previsiones económicas y una incertidumbre en aumento, lo más posible es que se reduzcan nuestras exportaciones incrementando con ello la fragilidad de la recuperación de la economía estadounidense'.

Tampoco en China las previsiones económicas permiten soñar con una mayor apertura de sus mercados a corto plazo. En un informe para el G-20 titulado Un punto de vista chino, Lan Xue, decano de la School of Public Policy and Management de la Universidad Tsinghua de Pekín, lo explica así: 'China se enfrenta a una caída de su crecimiento por varios factores, entre ellos, las sombrías perspectivas económicas de Europa y EEUU. Presionan hacia un crecimiento a la baja, ya que constituyen los principales mercados para las exportaciones chinas: suponen directamente un tercio de las exportaciones totales e, indirectamente, más de la mitad'. Y añade que en el proceso 'de contraccióndel crédito para las pymes, de las que depende la mayor parte del empleo y la mitad de la producción' china, junto a un aumento de los precios y una reducción del crecimiento, 'apuntan a un riesgo real de estancamiento de la economía'. En otras palabras, será difícil aumentar las exportaciones a China por mucha liquidez que acumule ahora su economía.

En un intento de buscar un antídoto contra la debilidad económica mundial y eludir los efectos de la crisis de deuda soberana en Europa, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo chino, Hu Jintao, tenían en su lista de prioridades ayer en la cumbre del Asia-Pacífico promover distintas agendas comerciales.