Público
Público

Egipto se prepara para masivas protestas contra Mubarak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Manifestantes comenzaron a concentrarse hoy en la capital de Egipto para una masiva protesta en la que se espera reunir a un millón de personas, como colofón a la revuelta popular que comenzó el pasado martes contra el régimen del presidente Hosni Mubarak.

En la plaza cairota de Tahrir (plaza de la Liberación), símbolo de estas protestas sin precedentes en la era de Mubarak, se concentran ya miles de personas, muchas de las cuales han pasado allí la noche.

El Movimiento 6 de Abril, el grupo opositor promotor de esta revuelta, convocó ayer al pueblo egipcio a que se manifestara hoy de forma multitudinaria.

"Queremos hacerlo para que sea como un carnaval, con música, canciones, poesías y espectáculos, todo centrado en pedir la renuncia de Hosni Mubarak", dijo a Efe un portavoz del grupo que prefirió mantener en reserva su identidad.

Estas protestas populares cuentan con el apoyo del movimiento Hermanos Musulmanes y de la plataforma política liderada por el premio nobel de la paz Mohamed el Baradei, la Asamblea Nacional por el Cambio.

La concentración de hoy empezará hacia el mediodía en la plaza Tahrir, pero no se descarta que haya otros lugares donde se vayan concentrando los egipcios con el objetivo de pedir la renuncia de Mubarak, en el poder desde 1981.

Aunque está interrumpido el acceso a casi todos los proveedores de internet y eso podía complico podía complicar la difusión de esta convocatoria, por el momento estas restricciones no han logrado acallar las protestas públicas.

La plaza Tahrir, en el corazón de El Cairo, está custodiada exclusivamente por unidades del Ejército, aunque la policía empezó a desplegarse ayer en otros sectores de la capital.

El Ejército aseguró ayer por primera vez que no empleará la fuerza contra el pueblo egipcio, según un comunicado de la Fuerzas Armadas, que señalaba que la presencia de soldados en las calles es "para garantizar la seguridad del pueblo egipcio".

La formación de un nuevo gobierno, cuyos ministros juraron ayer sus cargos, y la designación del jefe de los servicios de inteligencia Omar Suleimán como vicepresidente, no han evitado que continúe la revuelta, que ya se ha saldado con decenas de muertos y más de 1.500 heridos.