Publicado: 20.05.2014 18:04 |Actualizado: 20.05.2014 18:04

El Eibar, sin deuda, busca 1,7 millones para no descender a Segunda B

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un histórico del fútbol español como el Eibar pide ayuda. Sin embargo, lo hace obligado por la ley y no porque cuente con problemas económicos o deportivos. Muy al contrario, el club azulgrana se encuentra en la zona de ascenso a Primera División a falta de tres jornadas y tiene sus cuentas completamente saneadas. Su problema se llama Real Decreto 1251/1999. Es decir, el que regula el régimen jurídico de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) y que le obliga a emprender hasta el 6 de agosto una ampliación de capital de 1,7 millones de euros si no quiere descender a Segunda B de manera administrativa.

El Eibar podría subir el domingo a Primera División si vence al Alavés en Ipurúa y no ganan el Las Palmas y el Murcia, ya que se aseguraría uno de los dos puestos de ascenso directo. El equipo guipuzcoano, que suma 64 puntos y sólo es superado en la clasificación por el líder Deportivo de La Coruña (66 puntos), ascenderá por vez primera a la máxima categoría si suma 5 puntos en los 3 partidos que le quedan ante el Alavés, el Lugo -ambos en Ipurúa- y el Numancia, ante quien acabará la Liga en Soria.

 

Por eso, su presidente Álex Aranzábal ha emprendido una campaña de captación de nuevos socios, que ha presentado este martes en la la Euskal Etxea de Madrid. Según Aranzábal, se van a "suscribir 34.486 acciones a un nominal de cincuenta euros. La diferencia, diez euros por acción, la pone el club de sus propias reservas". Que ha explicado que el modelo que ha intentado seguir el club en los últimos años es el de 'déficit cero': "Entre el éxito deportivo o el éxito económico, siempre hemos tenido claro que tenemos que hacer prevalecer la importancia de que la economía esté ordenada. Solo a partir de una base sólida y de una gestión económica racional, construir un proyecto deportivo".  

Tras una infructuosa lucha ante las autoridades deportivas y en los tribunales, el club vasco ha asumido que la solución solo pasa por encontrar ese montante de dinero a tiempo pese a que el año pasado tuvo unos beneficios de medio millón de euros: "Tenemos la sincera convicción de que la norma no se va a cambiar, de que el cronómetro está en marcha y de que de aquí al 6 de agosto tenemos que ser capaces de recaudar el dinero".

Sin embargo, el club ha establecido unos límites para que el club no caiga en manos de grandes inversores y siga formando parte de pequeños accionistas. Por eso, "en la última asamblea se introdujo una modificación en los estatutos poniendo un límite de cien mil euros. Es poner trabas a la propia operación pero no queremos cubrir la ampliación de cualquier manera. Es muy importante aferrarse a esa idiosincrasia de club popular", apuntó el dirigente.

Al acto han acudido numerosas personalidades vinculadas al Eibar como los jugadores del Real Madrid Xabi Alonso y Asier Illarramendi, el exjugador del Atlético de Madrid y del Eibar José Eulogio Gárate, el exalcalde de San Sebastián Odón Elorza o el periodista Iñaki Gabilondo. Alonso ha asegurado que "es contradictorio que a un club con una salud económica envidiable y con deuda cero se le solicite hacer una ampliación de capital cuando no tiene necesidad y hay otros clubes que tienen muchos más apuros. Es algo que choca también con las aspiraciones deportivas. Ojalá esto sea un empujón para que la gente suscriba acciones".

Mientras, Gárate considera que "la norma no tiene nada que ver con el sentido común y con la trayectoria del Eibar en cuanto a como está organizado tanto desde el punto de vista deportivo como económico. Tiene superávit y hoy en día es casi el único equipo en categoría profesional que puede decir eso. Y se enfrenta a una situación ridícula que no tiene ningún sentido. Sin embargo, el mítico delantero se mostró "seguro que van a conseguir la ampliación de capital y ya si sube a Primera División ya sería el toque final".