Público
Público

Ejecuciones, masturbación y marihuana: vuelve Grand Theft Auto, el videojuego más polémico

El título más controvertido regresa con una nueva dosis de diversión al otro lado de la ley. Las censuras que ha sufrido sólo han conseguido hacerlo más popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La saga más polémica de la industria del entretenimiento desembarca con una nueva entrega: Grand Theft Auto V, el último capítulo de la novela negra jugable del siglo XXI.

Violencia, sexo, drogas, asesinatos... son algunos de los componentes esperados. Unos argumentos que, sin embargo, también forman parte de cientos de películas y libros al año, pero que en el caso de GTA despiertan siempre la polémica. Quizá es así por otra de sus señas de identidad, la libertad que ofrece al jugador, un aspecto novedoso cuando llegó la primera entrega del juego, cuyo éxito dio lugar a un género propio: el sandbox , como hoy se conoce a los juegos que reducen al mínimo las limitaciones para actuar en el mundo virtual.

Cuando la sociedad estaba acostumbrada a personajes inocentes de toda culpa y casi infantiles, como Mario Bros o Sonic, sorprendieron Claude Speed, Tommy Vercetti o Carl Johnson, en los que el jugador puede ponerse en la piel virtual de un protagonista al otro lado de la ley.

Y por lo que sabemos, en esta quinta entrega, las posibilidades no se quedan atrás. El ESRB, el organismo estadounidense de calificación por edades, lo ha calificado de M (Mature). En su descripción, asegura que contiene escenas de elevada violencia -incluyendo ejecuciones y desmembramientos-; secuencias sexuales, de prostitución, masturbación, topless, etc. -incluyendo referencias a un caso de necrofilia-, consumo de drogas -entre ellas marihuana-, además de palabras malsonantes.

Desde la salida a la venta en 1997, a Grand Theft Auto,  le ha sobrevolado siempre la polémica. Ya entonces se avisaba a los jugadores que estaba dirigido a una audiencia madura y advertía ante conciencias sensibles. Al eterno debate de si los juegos fomentan la violencia, en el caso del GTA se le ha sumado un gran número de polémicas debido a la enorme libertad y posibilidad de acciones.

Por ejemplo, en alguna de sus entregas ha sido posible conducir bajo los efectos del alcohol. La MADD (Mothers Against Drunk Driving) criticó este hecho y solicitó que la calificación para el juego fuese AO (sólo para adultos), lo que hubiera supuesto la salida del título del circuito comercial.

Las escenas de sexo y de prostitución también han hecho correr ríos de tinta. Tras el estreno de 'GTA San Andreas' apareció en Internet una extensión llamada 'Hot Coffe' (Café Caliente) que permitía acceder a una escena de sexo. La propia Hillary Clinton llegó a remitir una carta a la Comisión Federal de Comercio (FTC) expresando su preocupación por este hecho, según informaba The New York Times. 

Sin embargo, todas estas polémicas han supuesto mucha publicidad en los medios y han ayudado a dar a conocer el juego. En 2008 fue criticada la posibilidad que ofrecía GTA IV de que el personaje -dentro del mundo virtual- simulara la entrada a una web pedófila, a la que nunca se llega a tener acceso, lo que aumentaba el nivel de peligrosidad del personaje. El diario The Sun se hizo eco de la noticia y diversos organismos, como el Cuerpo de Protección al Menor, de la National Society for the Prevention of Cruelty to Childen (NSPCC) expresó su rechazo al juego.

De hecho, en algún país se ha llegado a retirar de la venta. Es lo que sucedió en Tailandia tras el asesinato de un taxista, cuyo autor confesó que trataba de imitar al personaje del GTA . Las autoridades impusieron penas de hasta tres años de cárcel por la venta del juego tras su prohibición.

En 2011 el London Evening Standard aseguró que el videojuego había inspirado a los jóvenes que protagonizaron disturbios en el centro de Londres. El debate ha seguido, y previsiblemente continuará con la publicación de GTA V, pero por encima de todo eso seguirá el interés de los consumidores por un gran título que ha cambiado el estilo, la calidad y la narrativa de los juegos, creando un nuevo género y atrayendo el interés de mucha gente.