Público
Público

Una ejecutiva de Banesto, favorita para presidir la CNMV

Belén Romana aspiró a presidir el Fondo Europeo de Rescate (MEDE), aunque finalmente se impuso el candidato alemán, Klaus Regling.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno tiene apenas una semana para elegir al sustituto de Julio Segura, al frente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), un cargo para el que desde hace meses suenan con insistencia cinco nombres, y que debería estar resuelto el próximo viernes.

Segura debe dejar obligatoriamente su cargo el próximo 6 de octubre, de modo que el nombramiento de su sucesor se debatirá en el Consejo de Ministros del próximo viernes 21, pasará posteriormente al Congreso, y será aprobado por el ejecutivo el viernes 28.

La de Segura no es la única vacante que hay que cubrir, pues la CNMV tampoco cuenta con vicepresidente, desde que Fernando Restoy fue nombrado hace unos meses subgobernador del Banco de España, lo que le otorga además un asiento, como miembro nato, en el Consejo de la Comisión.

El hecho de que esta vacante no se haya cubierto ha impedido que se produzca una sucesión natural en el cargo, y ha hecho que se disparen las especulaciones sobre candidatos ajenos a la institución.

En todos los pronósticos de los expertos consultados por EFE figura en primer lugar Belén Romana, actualmente al frente de la comisión de Nombramientos y Retribuciones de Banesto, filial del grupo Santander. Romana cuenta con una gran experiencia en el sector financiero, dado que fue directora general del Tesoro en el último Gobierno de José María Aznar.

Su trayectoria parece cumplir todos los requisitos necesarios para presidir la CNMV, pues conoce a fondo el Tesoro, la propia Comisión y su filiación política no es, según los observadores, muy acusada. Romana ha estado recientemente a punto de presidir el fondo europeo de rescate (MEDE), aunque finalmente se impuso el candidato alemán, Klaus Regling.

Otro de los nombres que suenan en todas las quinielas es el de Elvira Rodríguez, presidenta de la Comisión de Economía del Congreso e interventora de formación. De marcado perfil político, dado que además de ser diputada fue ministra en el último gobierno de Aznar, para acceder a la presidencia de la CNMV debería abandonar su escaño en el Congreso.

El economista y abogado Antonio Sáinz de Vicuña es el siguiente favorito, aunque debería abandonar su puesto de director general jurídico en el Banco Central Europeo (BCE), lo que dejaría a España muy debilitada en el organismo, apuntan algunos analistas.

Sáinz de Vicuña se postuló para ocupar el sitio que en mayo dejó vacante José Manuel González-Páramo en el comité ejecutivo del BCE, aunque finalmente España se quedó sin plaza.