Público
Público

El Ejecutivo alerta a los sindicatos del riesgo de no llegar a un acuerdo sobre la huelga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno británico ha alertado a los sindicatos de que podría retirar su oferta mejorada sobre el sistema de pensiones del sector público si no se llega a un acuerdo con los sindicatos con relación a la huelga convocada por esos empleados para el próximo miércoles.

En unas declaraciones publicadas hoy por el diario británico "The Guardian", el secretario de Estado del Tesoro, Danny Alexander, urgió a los líderes sindicales a que persuadan a sus miembros para que acepten la "generosa" oferta del Ejecutivo.

Se prevé que más de dos millones de trabajadores del sector público vayan a la huelga el día 30 en protesta por los cambios introducidos por el Gobierno en el actual sistema de pensiones, destinados a que los trabajadores hagan una mayor contribución de cara a su jubilación.

El Ejecutivo de coalición propone elevar la edad de jubilación de forma que los funcionarios ya no podrán empezar a recibir su pensión a los 60 años, aumentar las contribuciones individuales y reducir la cantidad que se cobrará en la jubilación, que pasará a calcularse con una media del salario percibido en toda la vida laboral, en lugar de con la última remuneración.

Los sindicatos consideran que esas modificaciones son "injustas" aunque el Ejecutivo las defiende en base al argumento de que son necesarias para mantener bajo el coste del contribuyente puesto que las personas cada vez viven más años.

No obstante, en un intento por evitar la medida de fuerza, el pasado 2 de noviembre el Gobierno presentó una nueva oferta que contempla que el retraso previsto de la edad de jubilación hasta los 67 años no afecte a los funcionarios que vayan a jubilarse la próxima década, que a su vez mantendrían invariable el monto de su pensión.

El Ejecutivo de David Cameron también propuso subir el límite de las contribuciones estatales y mejorar el ratio por el que las pensiones aumentan su valor anualmente.

Según explicó Alexander al citado rotativo, la huelga supone "una distracción" a las negociaciones en curso, así como "un riesgo" puesto que ir a la huelga "podría hacer que a los sindicatos les resulte más difícil vender un acuerdo a sus miembros".

"Creo que tenemos las bases de un acuerdo que es bastante bueno para ambas partes", señaló.

Según este responsable, muchos sindicatos "son serios y sinceros sobre su deseo de alcanzar un acuerdo" pero "obviamente tendrán que persuadir a sus propios miembros de que el acuerdo y la naturaleza del trato que se ha ofrecido es bueno".

El secretario de Estado advirtió también de que esa "mejora" introducida en la propuesta podría retirarse de no lograr un acuerdo.

El parón laboral preocupa mucho al sector aéreo, ya que los pasajeros que salgan o lleguen al aeropuerto londinense de Heathrow ese día pueden afrontar retrasos de hasta doce horas por la huelga, que secundarán entre otros empleados públicos los agentes de inmigración, según informó ayer la BBC.

De hecho, las filas en el área de inmigración pueden ser de tal alcance que muchos pasajeros se verían obligados a permanecer en los aviones porque las terminales no tendrán capacidad para albergar a tantas personas al mismo tiempo, advirtió el viernes BAA (participada por Ferrovial) en una carta enviada a las aerolíneas que vuelan a Heathrow.