Público
Público

El ejercicio aliviaría el enojo en los niños con sobrepeso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Los niños con sobrepeso ysedentarios que empiezan a hacer ejercicio después de laescuela mejoran su aptitud física y son menos propensos a darportazos, pegarle a otros niños y expresar su enojo a través deotras formas agresivas, informaron expertos en Estados Unidos.

"Ayudaría a los niños a controlar su enojo porque tienen unmejor estado anímico y no se enojan tanto y seautocontrolarían", dijo a Reuters Health la doctora CatherineL. Davis, del Colegio de Medicina de Georgia, en Augusta.

Mientras que no existe evidencia de que los niños consobrepeso sean significativamente más agresivos que los niñoscon peso normal, son más propensos a ser hostigados o ahostigar a los demás.

Dado que el ejercicio mejora el ánimo y reduce lahostilidad en los adultos, el equipo dirigido por Davis estudiósi tendría el mismo efecto en los jóvenes con sobrepeso.

Al azar, el equipo dividió en tres grupos a 208 niños consobrepeso de entre 7 y 11 años, alumnos de escuelas públicas.

Un grupo no hizo ejercicio (control); el segundo hizo 20minutos de actividad diaria y el tercero realizó 40 minutos deejercicio durante 10 a 15 semanas.

A las dos cohortes que hicieron ejercicio se las transportóen autobús desde y hacia el gimnasio, donde pasaron 75 minutospor día.

Los niños de esos dos grupos obtuvieron resultados másbajos en exteriorización y expresión del enojo en la EscalaPediátrica de Manifestación del Enojo tras finalizar elprograma. Los resultados no variaron en el grupo de control.

Los chicos que hicieron ejercicio también aumentaron losniveles de aptitud física. La cantidad de tiempo que esos dosgrupos pudieron caminar en una cinta pasó de 485 a 551segundos, mientras que en el grupo de control se mantuvoestable.

A mayor aptitud física, mayor reducción de la expresión delenojo.

El equipo señaló que recibir atención de los profesores delprograma, ser sancionado ante una conducta agresiva durante laparticipación en el programa y hasta pasar menos tiempo mirandoprogramas televisivos violentos podría explicar por qué losniños que hicieron ejercicio manifestaron una disminución de laexpresión del enojo.

No obstante, destacó Davis, el equipo demostró que losniños con sobrepeso que hacen ejercicio habitualmente mejoranla función cognitiva, lo que podría traducirse en un mejorcontrol del enojo.

Para comprender mejor el efecto independiente de laactividad física, el equipo está realizando un estudio a cincoaños con un valor de 3,6 millones de dólares, que aporta elInstituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre deEstados Unidos.

En esa investigación, el grupo de control tambiénconcurrirá al gimnasio, pero hará actividades plásticas,artesanías y otras actividades que no los haga sudar.

FUENTE: Pediatric Exercise Science, noviembre del 2008