Público
Público

El ejercicio moderado reduciría el riesgo de cáncer prostático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los hombres que hacenejercicio moderado con regularidad tendrían un bajo riesgo dedesarrollar cáncer de próstata, incluidos los tumores decrecimiento rápido, indicó un nuevo estudio.

Un equipo de investigadores halló que de 190 hombres a losque se les hicieron biopsias para confirmar un posible cáncerde próstata, los que hacían ejercicio moderado (el equivalentea 3-6 horas de caminata por semana) eran menos propensos a quese les diagnosticara la enfermedad.

A diferencia del grupo más sedentario, esos varones erandos tercios menos propensos a obtener un resultado positivo enuna biopsia para confirmar el cáncer de próstata.

Además, los hombres que hacían el equivalente a 1-3 horasde caminata semanal tuvieron un 86 por ciento menos deprobabilidad de desarrollar una forma agresiva del cáncer.

Los resultados, publicados en Journal of Urology, noprueban que el ejercicio pueda prevenir el cáncer de próstata,pero sí que es un incentivo más para aumentar la actividad.

"Si se necesita un motivo más para hacer ejercicio, éstepodría ser uno", dijo el autor principal del estudio, doctorStephen J. Freedland, del Centro de Próstata de la DukeUniversity y del Centro Médico de Asuntos Veteranos en Durham,Carolina del Norte.

Varios estudios habían identificado la relación entre elejercicio y el cáncer de próstata, y mientras que la mayoríahabía señalado un efecto protector, un tercio no lo habíapodido comprobar, dijo Freedland a Reuters Health.

Una pregunta fue si los resultados positivos reflejan unamayor tendencia en los hombres que hacen ejercicio a hacerselos estudios de control del cáncer prostático.

Este estudio obvió esa cuestión, dijo Freedland, alconcentrarse en los varones derivados a una biopsia después deidentificar resultados preocupantes en el análisis del antígenoprostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) o eltacto rectal.

El equipo halló que a la mitad de los 111 hombressedentarios se le había diagnosticado cáncer después de unabiopsia, a diferencia del 27 por ciento de los varones quecaminaban entre tres y seis horas por semana.

Y entre los hombres con el cáncer, el 51 por ciento de lossedentarios tenía un tumor más agresivo, comparado con el 22por ciento de los que habían hecho actividad física moderada(el equivalente a entre una y tres horas de caminata moderadapor semana).

El ejercicio en sí se mantuvo asociado con un menor riesgode cáncer de próstata después de que los investigadorestuvieran en cuenta otros factores, como la edad, el peso y laetnia.

Junto con los estudios que hallaron una relación entre loshábitos físicos y una reducción del riesgo de desarrollarcáncer de próstata, existen investigaciones que demuestrantambién que esa conexión es biológicamente posible, indicóFreedland.

Por un lado, explicó el autor, el ejercicio demostróreducir los niveles sanguíneos de testosterona y otras hormonasque estimularían el crecimiento del tumor prostático.

El ejercicio también estimularía el sistema inmune y losmecanismos antioxidantes naturales del organismo que ayudan aprevenir la aparición de la enfermedad, añadió Freedland.

FUENTE: Journal of Urology, noviembre del 2009