Público
Público

El ejercicio con música reduce el riesgo de caídas en ancianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Los ejercicios que combinanmúsica con movimientos rítmicos reducirían la cantidad de caídasen los adultos mayores en riesgo.

Un equipo de Suiza halló que la euritmia Dalcroze mejora elequilibrio y el andar en 134 adultos mayores con riesgo de sufriruna caída por fragilidad, desequilibrio o caídas previas. Y esamejoría redujo las caídas en los participantes en los seis mesesde clases.

Los resultados, publicados en Archives of Internal Medicine,sugieren que las clases, y quizás otros ejercicios musicales,ayudarían a los mayores con problemas de equilibrio y en elandar.

El método Dalcroze fue desarrollado en la primera mitad delsiglo XX por el compositor suizo Emile Jaques-Dalcroze paracomprender mejor la música a través del movimiento. Se usa, porejemplo, música de piano improvisada para que los participantesadapten sus movimientos a los cambios rítmicos.

En el estudio, los participantes comenzaron por caminar atiempo con la música con ejercicios cada vez más complejos en eltiempo. A veces, tenían que realizar movimientos con la partesuperior del cuerpo o trabajar con objetos, como un instrumentode percusión o una pelota, en movimiento.

Esa multitarea explicaría por qué las clases mejoraron elequilibrio y el andar, además de reducir el riesgo de sufrir unacaída, resumió el autor principal, doctor Andrea Trombetti, delos Hospitales Universitarios y la Facultad de Medicina deGinebra, en Suiza.

Trombetti dijo a Reuters Health que las clases compartenalgunas características con otros tipos de ejercicios quedemandan mucha atención, como el tai chi. Algunos estudios habíanhallado que ese arte chino ancestral reduce el riesgo de caída enlos adultos mayores.

El equipo de Trombetti reunió a 134 adultos mayores de 65años, en su mayoría mujeres, con alto riesgo de sufrir caídas porfragilidad física, mal rendimiento en un test estandarizado delequilibrio o caídas previas.

Al azar, el equipo dividió a los participantes en dos grupos:uno hizo una hora semanal de Dalcroze durante seis meses y, elotro, participó de una "intervención demorada" (los seis primerosmeses continuaron sus actividades normales y otros seis meseshicieron la clase Dalcroze).

Pasados los primeros seis meses, el grupo de euritmia superóal grupo de control en los test de equilibrio y andar, y fue un50 por ciento menos propenso a haber sufrido una caída.

En ese primer período de estudio se registraron 24 caídas enlos 66 hombres y mujeres tratados con euritmia (0,7 caídas porpersona por año), frente a 54 caídas en el grupo de control (1,6por persona por año).

En los segundos seis meses, el grupo de control logró unareducción similar del riesgo de sufrir una caída comparado con laprimera etapa del estudio.

En cuanto a los efectos a largo plazo, los participantestratados con el método Dalcroze durante todo el estudiomantuvieron la mejoría del equilibrio y el andar seis mesesdespués de haber finalizado las clases.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, online 22 de noviembredel 2010