Público
Público

El Ejército boliviano custodia una ciudad en estado de sitio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tropas bolivianas comenzaron a custodiar el domingo las calles del distritoamazónico que fue escenario de sangrientos choques entre seguidores del Gobierno socialista y opositores,mientras que la suma de muertos en los enfrentamientos se acercó a los 30.

Los efectivos militares fueron desplegados en Cobija tras haber estado acantonados en el aeropuerto local pormás de un día, para cumplir con el estado de sitio dispuesto el viernes por el presidente Evo Morales en eldepartamento de Pando, cuya capital es la pequeña ciudad.

En un comunicado, la comandancia de la zona militar de Pando advirtió a la población que hará cumplir lasrestricciones impuestas por el estado de excepción "con el objeto de devolver la paz y la tranquilidad".

Sin embargo, pese a la prohibición de realizar mítines, cerca de un centenar de personas se movilizaron conbanderas blancas por Cobija para pedir la paz, según informan varias cadenas de radio, sembrando dudas sobre laefectividad del control militar.

Un corresponsal de Reuters que logró llegar a la ciudad dijo que las calles estaban vacías con apenas presenciapolicial y agregó que, poco antes de la 23.00 hora local (03:00 GMT), se escucharon algunos disparos.

Desde hace tres semanas, Bolivia se está viendo sacudida por violentos enfrentamientos entre seguidores deMorales y militantes opositores, que buscan frenar el plan del Gobierno de impulsar una Constitución socialistaque consolidará la nacionalización de la economía y dará más poder a los indígenas.

La resistencia está siendo liderada por los gobernadores de los ricos distritos orientales del empobrecido país-Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija-, donde los productores latifundistas también están en pie de guerra contra unareforma agraria de Morales.

En medio de la ola de violencia, los departamentos opositores aceptaron abrir un canal de diálogo con elGobierno para lograr un acuerdo de reconciliación nacional.

El domingo por la tarde, funcionarios oficiales comenzaron una reunión en la sede de Gobierno en La Paz con elprefecto del departamento de Tarija, Mario Cossío, quien representa a la oposición en la segunda ronda deconversaciones.

El vicepresidente de la nación, Álvaro García Linera, reiteró que, sobre la mesa de negociaciones, está la peticiónde mayor autonomía de los distritos opositores. Pero rechazó cualquiera amnistía por los muertos y daños a lainfraestructura que causó la rebelión.

"El Gobierno no va a negociar los muertos; el Gobierno no va a negociar la responsabilidad pena y criminal delos masacradores, los asesinos", afirmó.

Pero, pese al acercamiento, Morales desafió el sábado a la oposición al lanzar la campaña electoral para que losbolivianos decidan en enero en las urnas si aceptan poner en vigencia la nueva Constitución, horas después de haberprometido negociar el texto con sus críticos.

/Por Marco Aquino/.*.