Público
Público

El Ejército indio acaba con los últimos atacantes en Mumbai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Rina Chandran y Greg Beitchman

Los comandos especiales indios completaron el sábado las operaciones para expulsar a los atacantes islamistas del hotel Taj Mahal de Mumbai, poniendo fin a tres días de atentados contra el corazón financiero de India que dejaron al menos 195 muertos.

"El Taj está bajo control", dijo el jefe de policía de Mumbai, Hasan Gafoor, a Reuters poco después de que se escucharan intensos tiroteos en el edificio y de que se viera salir llamas desde algunas ventanas.

Al menos tres de los agresores y un soldado murieron durante los enfrentamientos y persecuciones por los pasillos, habitaciones y salones del hotel, informó el jefe de los comandos del país, Jyoti Krishna Dutten, en rueda de prensa.

Los islamistas, fuertemente armados, habían prendido fuego a varias zonas del hotel mientras jugaban al gato y al ratón con decenas de los soldados mejor entrenados de India, a los que se conoce como Gatos Negros.

"El vestíbulo es un completo desastre", dijo Manish Mundra, voluntario que llevaba comida a las fuerzas de seguridad y que ha entrado al hotel. "Los muebles están rotos, hay agua por todas partes y no van a poder volver a usar nada de lo que hay ahí", agregó.

El Taj Mahal fue el último campo de batalla tras tres días de intensos combates en varias partes de la ciudad de 18 millones de habitantes.

Varios periódicos dijeron que los agresores se habían registrado en el Taj días o semanas antes de los ataques, mientras que el Times de India informó de que habían arrendado un piso en la ciudad unos meses antes simulando ser estudiantes.

El viernes, un general del Ejército dijo que los hombres armados parecían estar "muy, muy familiarizados" con el diseño del hotel, lo que les dio una ventaja clave frente a sus hombres.

"En algunos momentos nos igualaron en combate y movimientos", dijo un miembro de las fuerzas de élite al diario Hindustan Times. "Eran miembros del Ejército o pasaron un largo período de entrenamiento de élite", agregó.

CIFRA DE MUERTOS

La oficina local de control de desastres dijo que al menos 195 personas han muerto, una cifra que aumenta a medida que se retiran los cadáveres de los lujosos hoteles Taj Mahal y Trident Oberoi, escenario de otro asedio que culminó el viernes.

La India responsabilizó a los atentados a "elementos" procedentes de Pakistán, lo que aumentó las tensiones entre los países rivales, ambos poseedores de armas nucleares. Islamabad dijo que los dos países se enfrentan con un enemigo común y que enviaría a representantes de su agencia de espionaje para compartir datos de inteligencia.

"Quienquiera que haya hecho esto no es amigo nuestro ni vuestro", dijo el ministro de Asuntos Exteriores de Pakistán, Shah Mehmud Qureshi, en Nueva Delhi. "Nosotros no somos responsables por esto, no está en nuestros intereses involucrarnos en algo como esto", añadió.

Los ataques los llevaron a cabo al menos 10 hombres jóvenes armados con rifles de asalto y granadas, algunos de los cuales arribaron a la ciudad por vía marítima, desplegándose posteriormente por Mumbai para atacar lugares populares entre turistas y hombres de negocios.

Nueve de los hombres murieron y uno fue detenido, informó la policía.

Las autoridades dijeron que había 18 extranjeros entre los muertos.