Público
Público

El Ejército mata a 11 insurgentes en el valle de Swat tras el ataque suicida contra un diputado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejército paquistaní ha matado a once presuntos insurgentes talibanes, incluido un cabecilla, en una zona del conflictivo valle norteño de Swat, donde un atentado suicida acabó esta semana con la vida de un diputado regional, informó hoy a Efe una fuente militar.

Según la fuente, las fuerzas de seguridad lanzaron anoche una ofensiva contra refugios de los insurgentes en el área de Kabal, en la que también han arrestado a 180 supuestos integristas en las últimas 24 horas.

La acción militar llega después de la muerte el pasado martes del legislador de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) Shamsher Alí en un ataque suicida contra su residencia.

Alí era miembro del Partido Nacionalista Awami, que encabeza el Gobierno regional, y era uno de los políticos y personalidades amenazados de muerte por el líder de los talibanes en Swat, el mulá Fazlulá, quien se encuentra supuestamente en Afganistán.

El Ejército paquistaní lanzó a finales de abril una operación a gran escala en Swat y otros distritos septentrionales adyacentes.

Esa ofensiva causó la muerte de unos 1.700 insurgentes, más de 200 soldados y el éxodo de unos dos millones de civiles, pero el mando militar dio por finalizado el grueso de la misma a mediados de julio, momento en que el Gobierno inició el proceso de retorno de los desplazados y la rehabilitación de las áreas afectadas.

Las fuerzas de seguridad también llevan a cabo actualmente una operación a gran escala en Waziristán del Sur, región tribal limítrofe con Afganistán considerada el feudo máximo de los talibanes en Pakistán.

Desde mediados de octubre, los combates en esta demarcación han causado la muerte de casi 600 integristas y 69 soldados, según cálculos militares.

La comandancia paquistaní considera que las tropas ya "han limpiado" casi completamente Waziristán, aunque los analistas estiman que la cúpula de la insurgencia y muchos de los combatientes de base se han refugiado en distritos tribales cercanos.