Público
Público

El Ejército mexicano realiza el mayor decomiso de armas del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército mexicano informó el viernes del mayor decomiso de armas en la historia del país, con más de 400 pistolas y rifles de asalto, en un día en que también se capturó a un importante líder del Cártel del Golfo.

Además de las armas, el jueves se incautaron más de medio millón de cartuchos, casi una centena de granadas y decenas de chalecos antibalas, informaron las autoridades.

El Gobierno ha enviado a unos 40,000 soldados y policías federales a varios puntos del país para enfrentar a los cárteles de la droga, cuya disputa por el control de la rutas del narcotráfico ha dejado unos 4,000 muertos en el año.

En otro duro golpe al crimen organizado fue detenido Jaime "El Hummer" González, miembro fundador del temido brazo armado del Cártel del Golfo y uno de los hombres más buscados por el país, según informaron las autoridades.

Su captura viene después de que el mes pasado las autoridades arrestaron a Eduardo Arellano Félix, cabecilla del Cártel de Tijuana y uno de los narcotraficantes más buscados en Estados Unidos.

González, un ex soldado quien desertó para formar el grupo de sicarios "Los Zetas", fue capturado en la fronteriza ciudad de Reynosa durante un meticuloso operativo de policías federales.

Los agentes irrumpieron en su casa sin hacer un solo disparo, dijo la policía, pero mientras era trasladado al aeropuerto, un grupo de sicarios intentó liberarle, lo que detonó un tiroteo. Finalmente, el capo llegó a la terminal y de ahí fue llevado a la Ciudad de México bajo una fuerte custodia.

Las autoridades presentaron una pistola con cachas de oro y paquetes de dólares propiedad de González, quien también es un hombre buscado en Estados Unidos por tráfico de droga.

"El Hummer", quien dejó el Ejército en 1999, es un hombre cercano a Heriberto "El Verdugo" Lazcano, quien actúa como líder del Cártel del Golfo tras la extradición a Estados Unidos del antiguo jefe, Osiel Cárdenas, en 2007.

Según las autoridades, González estaba a cargo de las operaciones de Los Zetas en la Ciudad de México y en ocho estados del país.

El Cártel del Golfo es conocido por sus violentos métodos para ajustar cuentas con sus rivales, dejando sus cuerpos decapitados en las calles.