Público
Público

El Ejército paquistaní se muestra decidido a restablecer el orden en el valle de Swat

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Ejército de Pakistán, Ashfaq Pervez Kiyani, visitó hoy el conflictivo valle norteño de Swat, donde la insurgencia talibán se ha hecho con el control de amplias zonas, y destacó la "resolución" de las tropas de restablecer el orden sin que importe el "sacrificio" necesario.

Kiyani se desplazó hoy al "corazón" de este valle, perteneciente a la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), donde se entrevistó con sus comandantes, las tropas y miembros de la Administración civil, según un comunicado difundido por la oficina de prensa de las Fuerzas Armadas.

"Kiyani visitó hoy Swat para tomar nota de la situación", reza el comunicado, en el que se añade que el jefe militar "al tiempo que dio nuevas directrices para las operaciones, reiteró que el Ejército tiene tanto el deseo como la resolución" de que la zona esté bajo control del Gobierno.

"Ningún sacrificio, por grande que sea, nos disuadirá de cumplir nuestro deber", subrayó Kiyani, según recoge la nota.

El valle de Swat, que tiempo atrás fue un importante destino turístico e incluso albergó la primera pista de esquí de Pakistán, ha sufrido un severo deterioro de la seguridad desde 2007.

Según fuentes de inteligencia occidental y analistas, los insurgentes, comandados por el mulá Fazlulá, se han hecho con el control de varias demarcaciones y se mueven con facilidad por toda la región, incluso en la capital, Mingora.

Los talibanes, que buscan la imposición de la "Sharía" o ley islámica, han creado tribunales paralelos, ajustician a personas a plena luz del día, han publicado una "lista negra" de políticos y otras personalidades y en los últimos meses han destruido dos centenares de escuelas, sobre todo femeninas.

El Ejército, que tiene desplegados unos 20.000 soldados en Swat, ha lanzado varias operaciones que han causado centenares de víctimas en el bando insurgente, pero los atentados, asesinatos y otro tipo de ataques siguen registrándose a diario, así como las denuncias de muertes civiles.

Hoy mismo, al menos tres personas murieron por obuses lanzados por el Ejército contra supuestos escondites de los integristas, según informó el canal privado "Geo TV".

El Gobierno paquistaní negoció el pasado año con los talibanes e incluso alcanzó acuerdos de paz, que pronto fueron suspendidos.