Público
Público

El ejército traslada a Confortola y dice que el resto de los supervivientes están seguros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército de Pakistán recogió hoy al montañero italiano Marco Confortola, que padece graves congelaciones en los pies, del K2, donde sólo queda un grupo coreano para dar por cerrado el rescate tras la avalancha que se ha cobrado la vida de once personas, según las autoridades paquistaníes.

"Un helicóptero de la Aviación militar trasladó esta mañana a primera hora a Marco, junto a su compañero Roberto y otro montañero, desde el campamento base (a unos 4.900 metros de altitud) hasta Skardú (ciudad del norte paquistaní)", dijo a Efe el coronel Elliaz.

La fuente agregó que el alpinista, de 37 años, se encontraba bien aunque padecía "serias congelaciones".

"Esperemos que pronto empiece su recuperación en el hospital. Ahora tenemos que trasladar a un grupo de coreanos, pero el resto de montañeros se encuentran en posiciones seguras, fuera de todo riesgo", precisó Elliaz.

Marco había sido acercado ayer hasta el campamento base, con la ayuda de un pequeño grupo de compañeros, desde la posición avanzada en que se encontraba, un punto al cual los helicópteros no podían llegar, por lo que se temió por su muerte durante varios días.

La peor tragedia en el K2, la segunda cima más alta del mundo (8.611 metros), se desató el pasado viernes después de que un bloque de hielo originase una avalancha de nieve que dejó aislado a un grupo de monteñeros que se encontraban por encima de ese punto, con pocas posibilidades de hacer descenso seguro.

Según las autoridades paquistaníes, consultadas por Efe, el número de víctimas hasta ahora sigue siendo once, entre las cuales figuran tres surcoreanos, dos nepalíes, dos paquistaníes, un francés, un irlandés, un serbio y un noruego, pese a que el montañero español Alfredo García las elevó ayer a 18.

"Son once los alpinistas fallecidos y, por suerte, ya no hay que temer más fatalidades", dijo el subsecretario del ministerio de Turismo, Mohammed Jamiil.

"La expedición norteamericana está a salvo", añadió Jamiil, en referencia a unos montañeros a los que García dio ayer nulas posibilidades de supervivencia pues "físicamente -dijo- es imposible que sigan vivos a más de 8.000 metros".