Público
Público

Las elecciones afganas no podrán ser en abril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Afganistán no podrá celebrar en abril sus elecciones presidenciales, tal y como había pedido el presidente Hamid Karzai, dijo el miércoles la comisión electoral, que mantuvo como fecha para las votaciones el 20 de agosto, el día elegido en un principio.

El presidente había emitido un decreto el pasado fin de semana en el que pedía que se adelantara la votación a abril, una maniobra considerada por muchos como un intento por provocar confusión política en medio de la creciente amenaza de la insurgencia talibán.

"Debido al clima, la seguridad y a problemas presupuestarios y técnicos que tenemos, las elecciones no pueden celebrarse de acuerdo al decreto presidencial", afirmó Azizullah Ludin, líder de la comisión electoral designada por el Gobierno.

Estados Unidos, los grupos opositores afganos y los aspirantes a la presidencia han respaldado la fecha original de agosto.

La Constitución establece que el período presidencial termina el 21 de mayo y que las votaciones deben desarrollarse por lo menos un mes antes de eso.

Hace 11 meses, los líderes rivales acordaron con Karzai que era poco práctico celebrar unas elecciones en la primavera porque eso significaría organizarlas durante el crudo invierno afgano.

Sin embargo, cuando las votaciones se fijaron el 20 de agosto, esos mismos líderes opositores comenzaron a expresar sus dudas sobre la legitimidad de Karzai para permanecer en el cargo después del 21 de mayo.

Dados los problemas de seguridad que sufre el país, pocos creen que las elecciones puedan organizarse en menos de un mes, de modo que la propuesta de Karzai puso en evidencia el órdago de la oposición.

Su decreto es una forma de obligarles a reconocer su legitimidad después del 21 de mayo y permitirle retener los privilegios del cargo durante la campaña electoral.

Debido a esos factores y a la falta de preparación de la comisión para preparar las sedes de votación a tiempo, Ludin dijo que las elecciones deberían celebrarse el 20 de agosto.

El enviado especial de Naciones Unidas a Afganistán, Kai Eide, elogió inmediatamente la decisión de la comisión, señalando que mantener la fecha original es importante para la estabilidad política del país y la legitimidad de su Constitución.

Además, eso les dará tiempo a la comisión y a la parte de la comunidad internacional implicada en la financiación y la seguridad de las elecciones tiempo para organizarlas, señaló en comunicado.

Mientras se producen disputas entre la clase política, el país combate a las milicias talibanas.

Los enfrentamientos este año ya han superado a los registrados en el mismo período de 2008, el año más violento desde que las fuerzas lideradas por Estados Unidos y Afganistán derrocaron a los talibanes por refugiar a los líderes de Al Qaeda responsables de los ataques del 11 de septiembre.

Una de las principales razones de elegir el mes de agosto como fecha para los comicios era dar tiempo al refuerzo y entrenamiento de las fuerzas afganas y a la llegada de 17.000 soldados extra ordenados por el presidente estadounidense Barack Obama.