Público
Público

Las elecciones a la Cámara Baja del Parlamento egipcio encaran su recta final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La segunda vuelta de la ronda final de las elecciones a la Cámara Baja del Parlamento egipcio comenzó hoy en ocho provincias del país, en una votación en la que están en juego 43 escaños individuales de los 498 de la también llamada Asamblea del Pueblo.

Según la prensa egipcia, un total de 86 candidatos, la mayoría pertenecientes al Partido Libertad y Justicia (PLJ), de los Hermanos Musulmanes, y a los salafistas de Al Nur, compiten hoy y mañana en esta vuelta definitiva que pondrá punto final a un largo proceso electoral iniciado el pasado 28 de noviembre.

En estos dos días se celebran elecciones en aquellas circunscripciones donde ningún aspirante de las listas abiertas obtuvo una mayoría suficiente -la mitad más uno- para hacerse con un escaño en la primera vuelta, desarrollada los pasados 3 y 4 de enero.

A diferencia de esa primera vuelta, que tuvo lugar en nueve provincias, en esta ocasión la votación se lleva a cabo en ocho por la decisión de un tribunal de suspender las elecciones en el Sur del Sinaí por infracciones cometidas durante las primeras jornadas.

Así, hay elecciones hoy y mañana en las provincias septentrionales de Qaliubia, Dakahiliya y Garbiya; en la occidental de Marsa Matruh; en las meridionales de Minia, Qena y Wadi al Guidi, y en la oriental del Norte del Sinaí.

El diario estatal Al Ahram destaca que el PLJ ha presentado 30 candidatos que compiten en 7 provincias, mientras que Al Nur, 24 en nueve provincias.

Agrega que hasta el momento el PLJ ha conseguido un 41 por ciento del total de asientos en la Cámara Baja, lo que supone 207 escaños, y Al Nur, 110.

El rotativo indica que en esta última vuelta la participación de los partidos liberales y revolucionarios es muy limitada y que la competición se centra entre los islamistas.

La reanudación de las elecciones coincide hoy con una nueva sesión del juicio contra el expresidente Hosni Mubarak, supuestamente implicado en la muerte de manifestantes durante la pasada revolución, en la que está previsto que se escuchen los alegatos de los abogados de las familias de las víctimas.