Público
Público

El electorado de izquierdas será determinante en la segunda vuelta las elecciones polacas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los votos del electorado de izquierda serán determinantes para decidir quién será el futuro presidente de Polonia, cargo que se disputarán en la segunda vuelta de las elecciones, prevista para el próximo 4 de julio, el liberal Bronislaw Komorowski y el conservador Jarsolaw Kaczynski.

Los resultados de la votación, con el 94 por ciento de las papeletas ya escrutadas, sitúan a Komorowski como el candidato más votado, con un 41 por ciento, seguido de Kaczynski, con un 36 por ciento, y del líder de la plataforma de izquierdas SLD, Grzegorz Napieralski, con un 13 por ciento.

Este resultado confirma que es necesario ir a la segunda vuelta -ya que ningún aspirante obtuvo en las elecciones de ayer más del 50 por ciento de los votos- en la que se enfrentarán los dos candidatos más votados el domingo.

"La izquierda vuelve al juego", señaló el ex presidente y miembro de SLD, Aleksander Kwasniewski, tras conocer los resultados, que calificó de "muy positivos" para su formación, a pesar de que Grzegorz Napieralski se queda fuera de la carrera por la jefatura del Estado.

La importancia del papel que jugarán los votantes de la izquierda en la votación del 4 de julio justifica que, tanto Komorowski como Kaczynski, lanzasen un mensaje de acercamiento a Napieralski en sus primeros discursos tras el cierre de los colegios electorales.

"La izquierda es completamente indispensable en la escena política de Polonia", dijo el candidato liberal en plena noche electoral.

"Quiero agradecer a Grzegorz Napieralski su proposición de una mesa redonda para discutir el futuro de la sanidad (Jaroslaw Kaczynski defiende una sanidad pública frente al modelo privado que, dice, pretenden imponer los liberales)", subrayó el conservador, también en su primera alocución tras el final de la jornada electoral.

Según un sondeo de la televisión privada TVN24, en la segunda vuelta el 66,5 por ciento de los votantes del SLD apoyará a Bronislaw Komorowski, quien durante las últimas semanas ha multiplicado sus gestos para acercarse a la izquierda, incluido el nombramiento de un anterior primer ministro del SLD como presidente del Banco Nacional Polaco.

"En mi opinión no es posible un acercamiento entre Kaczynski y Napieralski", precisó Kwasniewski, quien considera que Bronislaw Komorowski tiene un carácter más apropiado para una presidencia "sin sobresaltos", algo deseado por muchos tras el difícil mandato protagonizado por el anterior presidente, Lech Kaczynski, fallecido en accidente aéreo el pasado 10 de abril.

Uno de los factores que más aleja al conservador de la izquierda es su defensa de los valores católicos, incluido su rechazo a la fecundación in vitro, al aborto y a limitar la financiación de la Iglesia católica.

El liberal, sin embargo, está más abierto a estas posibilidades e incluso ha propuesto retirar las tropas de Afganistán, un auténtico guiño a las pretensiones de la izquierda.

En este "flirteo con la izquierda", como lo califica hoy el diario "Rzeszpospolita", los candidatos liberal y conservador tendrán que explotar sus diferencias, que son muchas a pesar de que ambos son católicos practicantes y defensores de los valores tradicionales.

El gemelo del anterior presidente, Jaroslaw Kaczynski, ha basado su campaña en llamadas a la solidaridad ante los desastres nacionales y en un mensaje patriótico ante la UE, mientras Komorowski ha defendido el diálogo, la plena integración en Europa y la moderación.

La adopción del euro es otro de los puntos que mantiene alejados a ambos políticos, ya que Komorowski defiende la adopción de la moneda como una prioridad, mientras que Kaczynski prefiere demorarla hasta que "el bolsillo polaco esté suficientemente seguro".

Los sondeos adelantados por TVN24 aventuran que en la segunda vuelta el liberal se impondrá con un 53 por ciento de los votos, frente a un 39 por ciento del conservador.

Para el analista político Erik Mistewicz, Komorowski afronta la segunda ronda con desventaja frente a su rival, ya que el resultado de ayer puede confiar a su electorado, relajado y seguro de repetir la victoria, y más propenso a irse de vacaciones sin acudir a votar.

"El electorado de Kaczynski es más disciplinado y posiblemente acudirá a las urnas en masa", considera el profesor de Políticas Andrzej Rychard, que augura un 4 de julio "muy interesante".

Por si acaso, el director de campaña del partido liberal, Slawomir Nowak, ha pedido a los polacos que voten "estén donde estén, que voten a pesar de estar de vacaciones".