Público
Público

Electra da en Mérida un nuevo sentido "épico" a la obra de Galdós

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz Sara Casasnovas encarnará desde mañana en el Festival de Mérida a "Electra", una heroína controlada por el poder político y religioso y empujada a un destino cruel, bajo la dirección de Ferrán Madico, que presentará una versión épica de la obra de Benito Pérez Galdós.

"Aunque la obra lleve implícita en su epidermis el folletín, tiene alma de tragedia", ha manifestado hoy Madico en la rueda de prensa de presentación del montaje, que se podrá en escena hasta el próximo domingo.

Para el director, Galdós levantó acta de la España del siglo XIX y principios del XX con "Electra", con el fin de dejar testimonio de una sociedad "que se fragmentaba en bandos enfrentados pero que aspiraba al mejor futuro posible".

En su montaje, relata la historia de una muchacha revoltosa, provocativa y huérfana que madura buscando la libertad, aislada de la sociedad española, en un orfanato francés.

Su juventud y lozanía desatará deseos de dominación de varios varones cercanos a la familia y ella tratará de romper tabúes y prejuicios.

Se trata de una obra de "gran calado histórico", según Ferrán Madico, que termina siendo un "fresco épico", igual que, en su opinión, lo fueron otras obras de Galdós como "Trafalgar" o "Gerona".

"Electra", que se ha representado en ocho ediciones del festival, ha sido esta ocasión versionada por el dramaturgo y Premio Príncipe de Asturias de las Letras Francisco Nieva, invitando a reflexionar sobre la realidad española del siglo XX.

Para su representación, Madico cuenta con un elenco de catorce actores entre los que se encuentran Sara Casasnovas como protagonista en el papel de Electra, Antonio Valero como Don Salvador de Pantoja, que encarna el oscurantismo al que se enfrenta la joven en su conquista de la libertad de conciencia, Maru Valdivielso y Sergio Otegi.

Miguel Hermoso, que representará el progreso a través de su personaje Máximo, ha resaltado la actualidad de los temas que se abordan en esta Electra de Galdós alejada de la original de Sófocles, entre los cuales hay muchos que "aún no están resueltos", como el de la emancipación de la mujer y el poder de la región.

Madico ha señalado de todos ellos que se han dejado la piel para "batallar contra la epidermis dura de un texto que puede parecer costumbrista, para dejar emerger el volcán de pasiones e ideologías confrontadas".

Asimismo, ha puesto de relieve que no se ha modificado el contexto de la obra, ya que tiene una dimensión histórica que dejó patente Galdós con su estreno en 1901, aunque sí se habla de una "lucha dialéctica en la que se encuentran los significados y mecanismos de la tragedia épica griega".