Publicado: 27.03.2014 08:00 |Actualizado: 27.03.2014 08:00

La electrónica vuelve a Sidonie de la mano de 'Sierra y Canadá', un disco de amor asincrónico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El trío catalán Sidonie está de vuelta para contarnos una historia de amor, de amor asincrónico entre un humano y un robot. Una historia que han condensado en su nuevo disco, Sierra y Canadá, el séptimo álbum de estudio de este grupo donde coquetean con la electrónica y siguen apostando por el cambio. Esta vez el culpable ha sido un órgano Lowey, que se encontraron por casualidad en un anticuario y que ha sido una de las bases instrumentales de este nuevo proyecto. Marc Ros (voz y guitarra), Jesús Senra (bajo) y Axel Pi (Batería), entusiasmados con este nuevo ambiente, conversan con Público para contar qué hay detrás de Sierra y Canadá.

Habéis vivido varias etapas a lo largo de vuestra trayectoria, primero inglés, luego castellano. Coqueteáis con la psicodelia, el rock, pop y ahora con la electrónica. ¿Tenéis alguna hoja de ruta?

Jesús Senra: Para nosotros el cambio es una necesidad vital, nos gusta salir de nuestra zona de comfort y evolucionar, no coger una cosa que ya nos funciona y mantenerla. Somos un grupo inquieto y nos gusta probar cosas nuevas. Admiramos a artistas como David Bowie que son camaleónicos. En este disco, por ejemplo, hemos optado por volver a la electrónica, con todo lo aprendido.

Y con tantos cambios, ¿Algún fan decepcionado? ¿Abundan los talibanes que os acusan de demasiada evolución?

Axel Pi: El fan de Sidonie que nos lleva siguiendo tantos años ya está acostumbrado a tantos cambios. Cuando grabas canciones y haces conciertos ya te expones a la crítica, cuando además haces cambios tan radicales como los que hemos hecho es normal que no gustemos a todos. Al principio buscábamos de forma obsesiva el sonido Sidonie y entre otras cosas que va en ese 'sonido' está el cambio, hemos conseguido que las personas se esperen ese cambio.

A pesar de variar en el estilo, hay una cosa que siempre os ha identificado: el uso de las voces. ¿Es este uno de los puntos fuertes? ¿A quién tenéis como referencia en este aspecto?

JS:La voz de Marc es una voz que se identifica fácilmente, es una voz muy personal. Pero nosotros usamos los coros cuando no hay muchas bandas en España que usen esta fórmula. Creemos que es por la influencia de grupos como The Doors, The Beatles o Birds, de los que somos muy fans. La unidad vocal es muy importante e inevitablemente se identifica con el grupo.

'El Incendio' es pornografía,se hablaba de una forma muy desgarrada y muy directa del amor, en 'Canadá' se habla de manera más asincrónicaSierra y Canadá es la historia de un amor asincrónica, ¿es acaso el contrapunto de la versión del amor que ofrecéis en El Incendio?

A.I: Bueno, creemos que El Incendio canta más al desamor que al amor, esta lleno de escenas en donde los amantes no son correspondidos. El Incendio es pornografía pura porque se hablaba de una forma muy desgarrada y muy directa del amor, en Canadá se habla de manera más asincrónica: En momentos distintos, el mismo amor sin ser correspondido.

JS: Sierra y Canadá es una segunda etapa de ese mismo amor.

AI:La lectura del escritor Asimov provocó que, en el momento que estábamos a punto de escribir el disco, se hable de amor y desamor sin caer en lo que ya habíamos hecho. Un universo muy distinto, marcado por la relación entre androides y humanos. Un universo que te lleva a algo parecido a Blade Runner.

¿Cómo ha sido tocar con nuevos instrumentos?

JS: Ha sido una experiencia totalmente diferente. Te enfrentas a un teclado, con un paisaje totalmente nuevo. Ahí viene un poco el discurso del disco, olvidarnos de lo que ya sabemos y empezar de cero. Es como tirar el manual de instrucciones.

AI: Hay formas de experimentar muy diferentes y nosotros hemos escogido la de renunciar a conocer el instrumento y coger uno del que no sabemos nada. Es como un pintor que siempre ha pintado con la derecha y que empieza con la izquierda, posiblemente, al cabo del tiempo desarrollará una pintura distinta del trabajo que ha hecho hasta ahora.

Habéis grabado por separado ¿es para darle un ambiente más robótico o ya no os podéis aguantar?

JS: Sí, el disco lo hemos grabado, a diferencia del anterior, totalmente por separado. Ha sido un disco de bata blanca, de llegar al estudio sin saber absolutamente nada de cómo iba a ser. Una experiencia que no habíamos hecho hasta ahora pero donde hemos colaborado más que nunca.

AI:Pero nos llevamos muy bien, es muy bonito ver como todo el mundo está creando de cero sin ninguna idea clara. Tiene un componente estresante, de no saber qué está pasando, pero en general ha sido una de las experiencias más bonitas.

Todos los discos tienen algún personaje con una historia que contar: La dramática Sylvia, y el Dandy del extrarradio, de Costa Azul o Señor Rivera y Madmoiselle Eloisa de El Fluído García. ¿En este nuevo disco también podemos encontrarnos algún personaje de esta mitología Sidonie?

AI: Creo que no lo hacemos de una manera premeditada. Grabamos el disco Sierra y Canadá sin saber cuánta importancia iba a tener esta historia de amor en el disco finalmente. Era una historia de amor más pero a medida que íbamos grabando nos íbamos dando cuenta de la importancia que iba a tener. Es igual que cuando grabamos Costa Azul , que nos dimos cuenta que el lugar geográfico era donde se explicaba todo el disco. Estos personajes pueden decir mucho más de lo que dicen en una canción y al fina esta historia de amor asincrócnica entre humanos y robots ha acabado definiendo el disco.

JS:Esos personajes que nombrabas tienen un poco de la herencia de The Kinks que canta a esos personajes desencantados, marginales y hasta casi de suburbios. Esa clase de personajes atormentados nos resultan más atractivos y nos sentimos más cómodos con ellos. 

"España es un país desencantado por lo que está pasando pero nosotros ya estamos hartos de lamentarnos, lo que queremos es cambiarlo"¿Y España es un país desencantado?

JS:Hombre, España es un país desencantado por todo lo que está pasando pero nosotros ya estamos hartos de lamentarnos, lo que queremos es cambiarlo. 

A raíz de la muerte de Paco de Lucía, se sucedieron los halagos por las redes sociales. Parece que hace falta morirse para que a uno lo recuerden.

JS: Bueno, son esas personas que siempre están ahí y que cuando mueres, te acercas más a ellos, es algo inevitable.

Entonces, ¿hace falta dejar morir la cultura en España?

AI:Es interesante ser críticos con eso. Si algo tenemos es una cultura alucinante y en cambio no la valoramos suficiente. No tenemos la cualidad de otros países de vendernos bien, ¡si no sabemos ni vender bien nuestro vino y nuestro aceite!.

JS: Lo que le pasa a este país es que tiene una herencia cultural - una dictadura-  que pesa hoy en día y que sigue pesando mucho en la cultura, porque hay un gran sector de la sociedad que aún está muy atrás.

¿Y el IVA ayuda?

AI: Cualquier asunto relacionado con los recortes que ha tomado el Gobierno con respecto a la cultura no estamos ni mucho menos satisfechos, lo único que podemos hacer al respecto es intentar cambiar desde dentro. No quedándonos en casa, haciendo más conciertos que nunca y creyendo en la capacidad que tiene la cultura.