Público
Público

Elegancia y sensualidad en la tercera jornada de la Semana de la Moda de Milán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tercera jornada de la Semana de la Moda de Milán para la próxima temporada primavera-verano 2011 estuvo marcada por el éxito del desfile de la diseñadora Donatella Versace que presentó a una mujer enfundada en vestidos muy ajustados de tonos cálidos.

Con el pelo totalmente retirado, recogido en una coleta y con la necesidad de llevar siempre altas sandalias y un pequeño bolso de mano en tonos neutros, Versace presentó a su mujer ideal para la próxima temporada estival, en la que triunfarán los vestidos de tirantes mínimos y de colores uniformes como el blanco o el azul.

La mujer de Versace no puede engañar a su silueta, ya que la diseñadora recupera los vestidos de tipo tubo, en ocasiones tan ajustados que no dan lugar a un kilo de más, mientras que se olvida de los escotes y confecciona todos sus diseños en base a la palabra de honor, a la que incorpora mínimos tirantes, incluso para los vestidos de noche.

También sobre la pasarela de Milán desfiló hoy Moschino, que en sus propuestas para la temporada primavera-verano 2011 mezcla los géneros y juega con la ambigüedad entre lo masculino y lo femenino, pero sin que su mujer, que se recoge el pelo con pañuelos, pierda un ápice de atractivo ni sensualidad.

La mujer de Moschino para la próxima temporada cálida se atreve con sombreros de vaquero, viste pantalones de corte masculino, pero es capaz de seducir con la misma feminidad y de mezclarlo todo con sandalias de tacón alto con tiras, de colores y anudadas al tobillo.

Los lunares y las rayas horizontales se hacen protagonistas también de una colección que apuesta por el blanco y negro como combinación preferida, pero que no olvida tampoco al rojo para poner una nota de color llamativo en las prendas.

Los tejidos livianos, en ocasiones transparentes, son la gran apuesta de la firma del modisto italiano Antonio Marras (conocido también por sus diseños para Kenzo) de cara la próxima primavera-verano, con una mujer que luce vestidos inspirados en los delantales caseros.

Los colores de las propuestas del diseñador sardo se mueven entre los ocres, los beige y los marrones, principalmente, en una apuesta con ciertos aires hippies a la que contribuyen también unos amplios vestidos con gran movimiento.

A la pasarela milanesa se subió además la firma italiana Gianfranco Ferré con una mujer muy elegante y sensual que en las noches veraniegas lucirá largos y vaporosos vestidos con escotes de infarto en tonos crema y negro combinados con pequeños bolsos adornados con la más sutil de las pedrerías.

Ferré no da cabida a medias tintas en su desfile y combina las americanas más clásicas con faldas muy cortas o con las faldas de tubo hasta la rodilla, creando una colección marcada por la elegancia y la sensualidad femenina.

Sandalias con tacones de vértigo y cinturones que perfilan la cintura de avispa de las modelos son los complementos elegidos por la casa italiana para embellecer la figura de una mujer que no se olvida de los abrigos y las gabardinas en tonos tierra ni siquiera en verano.

La jornada de mañana, la más ocupada en cuanto a desfiles, queda reservada para que presenten sus colecciones Max Mara, Emporio Armani y Bottega Veneta entre otros.