Público
Público

El elegido presidente de Costa de Marfil pide que Gbagbo deje el poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alassane Ouattara, investido ayer presidente de Costa de Marfil con el reconocimiento internacional, pidió hoy al enviado especial de la Unión Africana, Thabo Mbeki, que reclame a su rival, Laurent Gbagbo, que tras perder los comicios deje la Jefatura del Estado que ha ocupado los diez últimos años.

El primer ministro, Guillaume Soro, que ayer reconoció la victoria de Ouattara y presentó la dimisión al que considera nuevo presidente, fue confirmado en el cargo y anunció un nuevo Gobierno con trece carteras.

Ouattara dijo que había recibido a Mbeki en el hotel que utiliza como sede, custodiado por los "cascos azules" de la ONU, "como presidente de la República de Costa de Marfil. Le he pedido que reclame a Laurent Gbagbo que no se agarre al poder y que lo abandone, como se debe hacer tras perder unas elecciones".

Por su parte, Mbeki declaró que "es importante evitar la violencia, para no volver a la guerra, y haremos todo lo posible para encontrar una solución pacífica", mientras la tensión se mantiene y el riesgo de una conflagración civil es alto.

Mbeki recalcó que, antes de hacer cualquier recomendación, estudiaría las posturas de todos los implicados en el conflicto.

El ex presidente sudafricano Thabo Mbeki llegó hoy a Costa de Marfil para entrevistarse con los implicados en el conflicto creado tras los comicios del pasado 28 de noviembre, en el que Ouattara y Gbagbo se consideran vencedores y se han investido presidentes, el segundo de ellos pese al rechazo de la oposición e internacionalmente

Mbeki se reunió con el jefe de la Misión de la ONU en Costa de Marfil (ONUCI), Choi Young-jin, quien ha reconocido los resultados anunciados el jueves por la Comisión Electoral Independiente (CEI), que dieron la victoria en las presidenciales a Ouattara, con el 54 por ciento de votos, mientras Gbagbo se quedó en el 46 por ciento.

También se entrevistó con representantes de la CEI y del Consejo Constitucional, que declaró el viernes nulos los resultados de la Comisión y anuló los resultados en siete departamentos donde tenía una considerable mayoría Ouattara, para dar como ganador a Gbagbo.

En el Palacio Presidencial, se reunió con Gbagbo, al que apoyan los militares, quien recurrió los resultados y consiguió que el Consejo Constitucional, controlado por su seguidores y presidido por uno de sus familiares, proclamara su victoria con el 51,5 por ciento de sufragios, frente a 48,5 de su oponente Ouattara.

Gbagbo, que no ha hecho declaraciones tras la entrevista con Mbeki, lo mismo que el presidente de la Consejo Constitucional, Paul Yao N'dré, ha criticado a la comunidad internacional por su apoyo a Ouattara y considerado esta postura como una "injerencia" en los asuntos internos de Costa de Marfil.

Finalmente el enviado especial de la UA se entrevistó con Ouattara, que cuenta con el reconocimiento expreso de la comunidad internacional, que ha pedido a Gbagbo que se retire.

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), el organismo subregional al que pertenece Costa de Marfil, que ha reconocido también la victoria de Ouattara, ha convocado una Cumbre de urgencia el próximo martes en Abuya para tratar la situación marfileña.

Gbagbo fue elegido presidente en 2000 para cinco años y se ha mantenido otros cinco en el poder, al retrasar la convocatoria de comicios por la guerra civil, que dividió al país entre 2002 y 2007.

Tras cinco años de guerra, en 2007 Gbagbo y Soro firmaron la paz y formaron un Gobierno de unidad, al que el líder de la guerrilla norteña se incorporó como primer ministro, encargado de preparar unos comicios libres y justos, que se retrasaron varias veces por problemas, sobre todo, con el censo.

Mientras tanto, de hecho, el país sigue dividido y, mientras las Fuerzas Armadas, leales a Gbagbo, controlan el sur del país, las Fuerzas Nuevas de Soro, partidarias de Ouattara, mantienen el control del norte.