Público
Público

Se elevan a 13 las víctimas del tiroteo en la base de Texas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cifra de muertos causada por el tiroteo cuyo autor fue un psiquiatra del Ejército en una base militar estadounidense de Texas se elevó a 13 personas el viernes, mientras las autoridades precisaron que el supuesto atacante estaba hospitalizado y conectado a un ventilador.

El hombre armado, que supuestamente sería el comandante Nidal Malik Hasan, abrió fuego el jueves con dos revólveres en la base de Fort Hood, provocando la peor matanza en una base militar estadounidense en la historia, indicaron responsables del Ejército.

Una mujer murió durante la noche debido a las heridas causadas por los disparos, elevando la cifra a 13 muertos y 30 heridos, dijo a los periodistas el coronel John Rossi, general subcomandante de Fort Hood.

Uno de los muertos era un civil y los otros 12 eran soldados, destacó Rossi.

El atacante, que recibió cuatro disparos durante el incidente, se encontraba inconsciente y conectado a un ventilador, pero estable, agregó Rossi.

El Ejército expresó que el hombre armado abrió fuego a aproximadamente las 13:30 hora local (19:30 GMT) del jueves en el centro Soldiers Readiness Processing, un grupo de edificios en donde los soldados son sometidos a controles médicos antes de partir a despliegues en el extranjero.

El teniente general Robert Cone, comandante de la base de Fort Hood, dijo que el hombre tenía dos armas y que una de ellas era semi automática. Miembros del Ejército agregaron que ninguna de las dos correspondía a armamento militar.

En mayo, un soldado estadounidense disparó en una base de Bagdad, causando la muerte de cinco de sus compañeros.

Un primo del supuesto agresor, Nader Hasan, dijo a Fox News que se le había ordenado que sirviera por un período en Irak y que se había estado resistiendo a ser desplegado en ese lugar.

Hasan dijo que su primo es un musulmán nacido en Estados Unidos y que se había unido al Ejército en la secundaria.

Anteriormente trabajó como psiquiatra en el centro médico del Ejército Walter Reed en Washington, donde muchos soldados mal heridos reciben tratamiento.

El incidente provocó nuevos cuestionamientos respecto a las bajas que ha sufrido el Ejército estadounidense tras seis años de continuo enfrentamiento en Irak y cerca de ocho años de guerra en Afganistán y las repercusiones en los soldados, muchos de los cuales han servido en varios viajes de combate.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó el hecho como un "espantoso arrebato de violencia" y prometió "respuesta a cada pregunta sobre este horrible incidente".

Fort Hood alberga a cerca de 50.000 soldados en una extensión de 878 kilómetros cuadrados en Texas, a medio camino entre Austin y Waco.