Público
Público

Se elevan a 86 los muertos por la tormenta tropical en Filipinas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 86 personas murieron, cientos resultaron heridas y 32 desaparecidas, después de que la tormenta tropical "Ketsana" asolara el pasado sábado Manila y todo el tercio norte de Filipinas, según último recuento oficial divulgado hoy.

Las autoridades temen que la cifra aumente en las próximas horas en la capital y alrededores, puesto que algunas poblaciones no han podido contactar todavía con el Consejo Nacional de Coordinación de Desastres que preside el ministro de Defensa, Gilberto Teodoro.

Casi 60 cadáveres fueron recuperados esta mañana del municipio de Marikina, pero no serán incluidos en la lista hasta que sus identidades sean confirmadas por el Gobierno.

En menos de doce horas, "Ketsana" hizo caer sobre las zonas afectadas una cantidad de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año y batió el anterior récord, registrado en 1967.

Unas 435.000 personas se han visto desplazadas o han perdido sus hogares y se ha declarado el estado de catástrofe en Manila y otras 25 provincias afectadas por el temporal en la isla de Luzón, donde muchos damnificados llevan dos días subidos al techo de sus casas esperando que llegue la ayuda.

Las imágenes de televisión mostraron a decenas de manileños desplazándose en lanchas de plástico o improvisadas balsas por la ciudad, llena de coches abandonados y sumergidos, y kilómetros de atascos en casi todos sus 17 municipios, según vídeos colgados en Internet por cientos de testigos.

Todavía es pronto para calcular las pérdidas económicas por los daños del aguacero, pero la declaración del estado de catástrofe permitirá echar mano de las arcas estatales para financiar la labor de reconstrucción y las tareas de limpieza.

"Ketsana", de nombre local "Ondoy", tocó tierra en Filipinas la madrugada del sábado con vientos superiores a los cien kilómetros por hora y ya ha abandonado el archipiélago con dirección al sur de China.

Decenas de personas mueren cada año por inundaciones y riadas en el archipiélago durante la estación lluviosa y época de tifones, que suele durar de junio a diciembre.