Público
Público

"Ellacuría no sería feliz en este mundo actual"

Entrevista con el rector de la Universidad Centroamericana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Tojeira no sólo sucedió a Ignacio Ellacuría en el rectorado de Universidad Centroamericana. También le sustituyó como referente moral de El Salvador. El jesuita gallego se salvó de milagro de la muerte y ha dedicado su vida a continuar la labor de su antecesor. Dice un tango que 20 años no es nada. Se equivoca. Transcurrieron 20 años de impunidad y de injusticia. Hasta ayer. El presidente del país, Mauricio Funes, entregó, junto a Tojeira, la más alta condecoración a los familiares de los asesinados. Fue el domingo, en una mañana preñada de recuerdos y emociones,

Llegó el reconocimiento. ¿Cómo lo valora?

Este tipo de reconocimientos simbólicos son importantes, porque los jesuitas asesinados salvaron vidas, lograron avances con el diálogo, elevaron la enseñanza Primero los mataron y luego, durante casi 20 años, el Estado no los reconoció. Y este es uno de los peores castigos después de haber muerto de forma tan injusta. Desde un primer momento insistimos en que era más importante el reconocimiento de las víctimas que el castigo de los victimarios. Este reconocimiento también es un signo de reconciliación.

Los únicos dos condenados, el coronel Benavides y el teniente Mendoza, salieron pronto de prisión. De hecho usted se ha topado con Benavides, que vivía cerca de la UCA.

Se juzgó a nueve militares y sólo dos resultaron condenados. Y nosotros pedimos el indulto, porque queríamos justicia de verdad, el reconocimiento de las víctimas y el perdón. Reclamamos el indulto incluso antes de que se aplicase la Ley de Amnistía. Ojalá se abra una investigación para saber qué pasó realmente.

'El reconocimiento salvadoreño a los jesuitas asesinados nos reconcilia'

Uno de los supervivientes de la matanza, el padre Jon Cortina, murió en 2005 sin poder vivir este momento. ¿Cómo se sentiría?

Muy contento. Durante años se dedicó incansablemente a encontrar a los niños secuestrados por las Fuerzas Armadas y entregados en adopción. Su Asociación Pro Búsqueda de Niños ha obtenido grandes éxitos.

Y Ellacuría, ¿sería feliz en el mundo en el que hoy vivimos?

Tenía verdadera pasión por la universalización de los derechos humanos y por la eliminación de la pobreza. Soñaba con una nueva civilización donde todo el mundo tuviera un trabajo digno y se realizara socialmente. Esa utopía está muy distante, con la actual crisis que padecemos, que ha sumado cien millones de pobres más al mundo. No, no estaría muy satisfecho. Seguiría luchando por sus ideales.

'El Gobierno de Funes combate la pobreza, aunque el momento es difícil'

¿Cómo valora la llegada a la presidencia de un político progresista tras lustros de poder de la ultraderechista Arena?

Funes empieza en un momento difícil, con la crisis mundial, con el descenso de las remesas que tanto afecta a El Salvador. Pero siento que trabajan con principios mucho más abiertos. Combaten la pobreza, planifican mejor e intentan prevenir los desastres. Y tienen ante sí la dificultad de la delincuencia, una plaga terrible que se ha recrudecido este año.

¿Qué futuro pronostica a Honduras, país vecino en el que ha vivido varios años?

Honduras vive una tragedia. Es uno de los países más pobres de América, pero tradicionalmente más pacífico, no ha vivido sangrientas guerras civiles. Pero los militares hondureños han disfrutado de unos grados de impunidad e intromisión exagerados. Han dado un golpe de estado y ahora toca torcerles el brazo. Tienen que seguir al pie de la letra su propio lema, aprender a ser obedientes y no deliberantes. No digo que Manuel Zelaya sea un buen presidente, que ni mucho menos lo fue. Pero en estos tiempos ya no se puede permitir a los militares que den un golpe de Estado.