Público
Público

Ellory dice que le "interesan los efectos colaterales del crimen"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las consecuencias de una serie de asesinatos sobre la sociedad donde ocurren y las familias y amigos de las víctimas constituye el eje vertebral de "Sólo el silencio", primera obra traducida al castellano del británico R.J. Ellory, un autor interesado por "los efectos colaterales" de los crímenes.

"Me interesa mucho más la psicología del criminal y el efecto del crimen en la sociedad donde se produce que la investigación policial", ha explicado Ellory en una entrevista concedida a Efe, en el marco del encuentro de novela negra de Barcelona BCNegra.

"Sólo el silencio" es un buen ejemplo de esta manera de abordar la novela negra ya que, tal como explica el escritor, la identidad del asesino cambió cuando le faltaban quince páginas para el final y sin embargo "tenía muy claro desde el principio que la historia debía suceder en una pequeña localidad rural".

"Me gusta reunir en mis novelas a un grupo normal de personas, colocar una granada emocional en medio, tirar de la anilla y ver qué pasa", ha señalado el autor de esta novela, que ya ha cautivado a los lectores británicos y se ha traducido a 25 idiomas.

En este caso, el grupo normal de personas son los habitantes de un pequeño pueblo de Georgia (Estados Unidos) en 1939 y la granada emocional es el asesinato y descuartizamiento de una decena de niñas.

La historia está narrada en primera persona por Joseph Vaughan, uno de los niños del pueblo que ve cómo sus compañeras de clase van muriendo una detrás de otra, y la situación le traumatiza hasta el punto de dedicar toda su vida a descubrir la verdad.

Miedo, terror, odio, desesperación, frustración, impotencia y culpa son algunos de los sentimientos que transmite esta novela, que el autor pretende que sea "una montaña rusa emocional".

"Me interesa trasmitir sentimientos", ha aclarado este escritor que utiliza los crímenes, los asesinatos, los secuestros y todos los temas propios de la novela negra para bucear en el alma humana y llegar al corazón del lector.

Ellory se siente más cerca de "A Sangre Fría", de Truman Capote, que de las novelas policíacas al estilo de Agatha Christie, donde lo importante es descubrir al asesino y conseguir un final sorprendente.

"En el género negro hay muchos libros que son un desafío mental, en el que te dan seis piezas de un puzzle de quinientas y te ponen a prueba, sin embargo a mí me interesa más el impacto emocional", ha aclarado.

Este tipo de novela negra "emocional recibe mejor acogida en Europa que en Estados Unidos", según Ellory, que aún así se considera un enamorado de Norteamérica y sitúa allí todas sus novelas.

"Mis novelas tienen los Estados Unidos como escenario porque fui destetado por su cultura. Crecí con Starky y Hutch, Hawai 5-0 y todas esas cosas. Me encantaba la atmósfera y la diversidad cultura", ha señalado el escritor, de 45 años.

Esta fascinación por Estados Unidos fue una losa para su carrera profesional durante mucho tiempo, según Ellory, porque "las editoriales británicas se negaban a publicar una novela escrita por un inglés y ambientada en Norteamérica".

Entre 1987 y 1993, Ellory completó 22 novelas que cosecharon centenares de cartas de rechazo por parte de las editoriales británicas.

En 2003 volvió a la carga y desde entonces todo han sido éxitos. Ha obtenido varios premios literarios y una propuesta para llevar al cine "Sólo el silencio", que finalmente ha adaptado el propio autor y dirigirá el realizador francés Olivier Dahan.