Público
Público

Elton John y Bocelli fascinan en Palma a una multitud disfrutó de 2 estrellas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los cantantes Elton John y Andrea Bocelli han brillado esta noche como los grandes artistas y estrellas musicales que son y han fascinado a miles de personas en un gran concierto celebrado en Palma, donde el público ha disfrutado con intensidad y ha aplaudido sin cansancio en respuesta a la generosidad de ambos.

El aforo ha sido el estadio de fútbol del Real Mallorca, donde se han reunido 25.000 personas, muchas de ellas extranjeras, para asistir al que probablemente haya sido el concierto más importante celebrado nunca en las Islas Baleares.

En realidad han sido dos conciertos porque primero ha cantado el tenor italiano, que estuvo acompañado en varios de sus temas por la cantante y actriz Heather Headly, premiada este año con el Grammy al mejor álbum de Rhythm & Blues Gospel por su disco "Audience of One". También han compartido su voz el conjunto vocal italiano Div4s y la soprano madrileña Saioa Hernández.

El director de orquesta italiano Marcello Rota ha sido el encargado de dirigir con finura a la Orquesta Sinfónica de Baleares y la Coral de la Universidad de las Islas Baleares, que han acompañado al tenor.

Bocelli, con traje y corbata blancos, la tez morena y los brazos caídos, ha encandilado al público, que se ha puesto en pie en varias ocasiones, con magistrales interpretaciones de piezas de óperas como Rigoletto, La Boheme o El Barbero de Sevilla.

El artista ha ofrecido hasta quince temas entre los que también se han escuchado canciones de la lírica española como "Granada" o el bolero "Bésame Mucho".

Si el público se ha dado por satisfecho con la compra de sus entradas -de entre 55 y 150 euros- no solo ha sido por los dos cantantes, sino porque la promotora del evento, Big O, ha dispuesto todo para que el sonido fuera impecable.

Tras Bocelli, que estuvo sobre el escenario una hora y cuarenta y cinco minutos llegó Sir Elton John, genio y figura, que durante cuatro décadas lleva encandilado a miles de personas con sus canciones, al igual que lo ha logrado esta noche.

Lo ha conseguido con su virtuosa banda estadounidense y, desde que ha subido al escenario, la formalidad del público ante la música clásica ha cedido al bullicio y al baile al ritmo de la música.

A sus 63 años, el camaleónico cantante, con un traje negro tocado con vistosas notas musicales y unas gafas de pasta grandes azuladas, ha dado sobrada cuenta de que está en forma levantándose varias veces para recorrer el escenario y dar las gracias al público, o para subirse encima de su piano y pedir a los asistentes que jalearan sus temas, lo que no hacía falta porque ya lo hacían.

Reginal Dwigh, su nombre original, ha ofrecido un repertorio cargado de piedras preciosas, baldadas y puro rock: "Rocket Man", "Goodby Yellow Brick Road", "Cocodrilo Rock" o "Saturday Night's Alright For Fighting" han sido alguno de los temas.

Tampoco ha faltado "Candle in the Wind" en la versión que compuso en 1973 en honor a Marilyn Monroe y que luego reharía en 1997 para honrar a la Princesa Diana de Gales.

Ha cantado dos horas y diez minutos y, al final, el artista londinense ha regalado dos "bises": el tema central de la película de Disney "El Rey León" y "This is your song", deseándole a todos "amor" y "felicidad".

Tras recordar que es aficionado al fútbol y felicitar al Mallorca, el cantante británico se ha despedido con un "Dios bendiga a Mallorca. Gracias", y la gente se ha marchado contenta, con cara de felicidad.

El 2 de octubre el público madrileño podrá disfrutar de él, de su voz y de su peculiar manera de sacar lo mejor al piano. Actuará en el Palacio de Deportes acompañado por el percusionista Ray Cooper.