Público
Público

La embajada británica inaugura sede en la Torre Espacio, la más alta de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La embajadora del Reino Unido en España, Denise Holt, ha inaugurado hoy la nueva sede de la legación diplomática en Madrid situada entre las plantas 38 y 41 de Torre Espacio, en el paseo de la Castellana, lo que la convierte en la embajada más alta de Europa.

Holt ha dicho que la nueva sede diplomática se va a convertir "en la embajada del futuro" y ha destacado el hecho de que su inauguración coincida con el 500 aniversario de la llegada del primer embajador británico residente en España.

"Esta nueva sede es la plataforma magnífica para promocionar los intereses del Reino Unido en España y proyectar nuestra imagen más innovadora", ha aseverado Holt.

La embajada ocupa cuatro plantas de una de las emblemáticas torres de Madrid -Torre Espacio- en el Paseo de la Castellana, y reúne en una única sede el consulado general y la propia embajada, que antes se encontraban en dos edificios distintos.

La unificación de ambos ha servido para aumentar la eficacia de los servicios consulares al millón largo de ciudadanos del Reino Unido que reside en España -una de las colonias británicas más importantes del mundo-, además de los turistas británicos, que el pasado año superaron los 16 millones.

Así, en 2008 más de cinco mil británicos recibieron asistencia del personal consular en España, que atendió más de 200.000 consultas, y expidió 21.534 pasaportes y 9.724 visados.

Además, proporcionó apoyo en 770 hospitalizaciones, 2.267 detenciones, 1.728 defunciones, 52 violaciones y casos de abusos sexuales y 26 casos de secuestro y desaparición de menores.

El traslado llega en un momento en el que las relaciones bilaterales "disfrutan de una salud inmejorable", ha señalado Holt, y antes de que la embajada se ocupe del "gran número de visitas oficiales" a España que se esperan durante el semestre de Presidencia de la UE que comienza el 1 de enero de 2010.

"Esta nueva embajada simboliza el dinamismo y la visión del futuro y optimismo que caracterizan a la sociedad británica, al igual que refleja la modernidad y la profesionalidad que deben ser propias del servicio público y de la diplomacia del siglo XXI", ha recalcado la embajadora.

Holt ha querido significar la importancia de las relaciones entre ambos países encargando un panel que decora una de las salas de tránsito de la embajada, en el que figuran los nombres de algunos de los embajadores que, desde la llegada de John Stile en 1509, han estado al frente de la legación durante los últimos 500 años.

Tras el panel se han dispuesto los planos de los dos edificios que, durante cien años, ocupó sucesivamente la embajada británica, en la esquina de las calles Fernando el Santo y Monte Esquinza.