Público
Público

El embajador Aguirre abandona hoy España mientras Bush sea aún presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El embajador de Estados Unidos en España, Eduardo Aguirre, abandonará hoy Madrid poco antes de que George Bush ceda el testigo a Barack Obama en la Casa Blanca, poniendo fin a tres años y medio al frente de la representación diplomática estadounidense.

Aguirre llegó a España en junio de 2005 por encargo personal de Bush, con cuyo final de mandato ha querido concluir el suyo en señal de lealtad a quien le abrió las puertas de la política hace siete años.

En una decisión tomada hace meses, el embajador cogerá un vuelo a mediodía en el aeropuerto de Madrid, cuando Bush apure sus últimas horas en el cargo, y aterrizará en Newark (Nueva Jersey) cuando Obama sea ya oficialmente nuevo presidente.

"He cumplido mi cometido. No voy a servir a otra Administración. No trabajo para nadie más", dijo Aguirre en su despedida de los periodistas el pasado mes de diciembre.

Acompañado de su esposa Teresa, regresará a su residencia de Houston (Texas) con la sensación de haber dejado las relaciones bilaterales en su punto máximo, pese a las diferencias personales de Bush y el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero.

A sus 60 años, deja atrás su etapa como embajador en España y Andorra, puesto al que accedió después dirigir la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (BCIS) del Departamento de Seguridad Nacional y de una exitosa trayectoria en el sector de la banca.

Aguirre, nacido en Cuba y con raíces españolas, se marcha con la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica que el Gobierno le impuso en reconocimiento a su tarea en favor de la amistad entre ambos países.

En su opinión, su estancia en España ha sido "maravillosa personal y profesionalmente" y le ha permitido conocer a fondo el país, después de haber recorrido todas sus provincias.

En la pasada fiesta del 4 de julio en la Embajada, fue donde anunció su marcha, ataviado con el traje del lejano Oeste y las botas tejanas con las que quiso mostrar su orgullo por ser estadounidense.

La previsión es que su sustituto llegue a Madrid el próximo verano, una vez que supere los trámites pertinentes que establece el protocolo de nombramiento de embajadores y el Gobierno español conceda el plácet.

Hasta entonces, el encargado de dirigir la Embajada será el ministro consejero Arnold Chacon, quien se incorporó a su puesto el pasado mes de agosto.