Público
Público

El embarazo dispararía o agravaría los síntomas de TOC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Un nuevo estudio aportó máspruebas de que el embarazo agravaría o causaría síntomas deltrastorno obsesivo compulsivo (TOC) en algunas mujeres, lo quesugiere que en algunos casos existiría una respuesta anormal alos cambios hormonales.

El TOC es un trastorno de ansiedad que produce pensamientoscontinuos e indeseados que impulsan a repetir rutinas y ritualesuna y otra vez. La obsesión con la limpieza, por ejemplo,llevaría a una persona a lavarse las manos constantemente.

Unos 2 millones de adultos en Estados Unidos tienen el TOC,cuyos síntomas suelen aparecen en la niñez o la adolescencia.Pero algunos estudios demostraron que también pueden aparecerdurante o inmediatamente después del embarazo, que además podríaagravarlos en algunas mujeres.

El nuevo estudio confirma y amplía esos resultados, según ladoctora Ariadna Forray, de la Escuela de Medicina de la YaleUniversity, en New Haven, Connecticut.

Tras analizar las historias clínicas y entrevistar a 126mujeres tratadas en la Clínica de TOC de Yale, el equipo hallóque el 32 por ciento de las 78 mujeres que habían estadoembarazadas habían tenido los primeros síntomas de TOC durante oinmediatamente después del embarazo.

Además, el equipo observó que la gestación agravó lossíntomas en la tercera parte de las mujeres que habíandesarrollado TOC antes de quedar embarazadas. Pero en el 22 porciento de los embarazos, los síntomas mejoraron.

Y las mujeres en las que el trastorno empeoraba en los díasprevios a la menstruación tenían más riesgo de sufrir unaexacerbación de los síntomas durante un embarazo. Esto respaldala idea de que existe un subtipo de TOC "asociado con lashormonas" que afecta a algunas mujeres.

"Esas mujeres tendrían otra sensibilidad a las hormonasreproductivas; en ellas, el embarazo dispararía o exacerbaría elTOC", dijo Forray.

Aunque se desconoce la causa de esas diferencias en lasensibilidad hormonal, la autora apuntó a diferencias en losgenes que regulan o son regulados por las hormonasreproductivas.

Para Forray, los resultados sugieren que las mujeres con TOCy sus médicos deberían saber que el embarazo puede agravar lossíntomas, sobre todo si habitualmente empeoran en el períodopremenstrual.

El tratamiento del TOC incluye terapia cognitiva-conductual,antidepresivos y ansiolíticos. Las pacientes y los médicosdeberían tener en cuenta también que el TOC puede aparecerdurante o inmediatamente después del embarazo.

Es normal que las embarazadas o las madres primerizas esténansiosas y tengan preocupaciones. Pero Forray señaló que siciertos pensamientos y conductas, como la preocupación por elorden, la limpieza o el bienestar del bebé, empiezan a causarestrés e interferir con las actividades diarias, entonces estiempo de conversar con el médico.

FUENTE: Journal of Clinical Psychiatry, online 18 de mayo del2010