Público
Público

Los emergentes del G-20 presionan a la zona del euro

Merkel critica a los países que se oponen a la puesta en marcha de la tasa sobre la banca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-20 iniciaron ayer sus reuniones en París, marcadas por las presiones de los países emergentes para que la zona del euro solucione la crisis de la deuda soberana. La canciller alemana, Angela Merkel, replicó exigiendo que se acelere la puesta en marcha de una tasa a las transacciones financieras.

La presión de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) era fuerte ayer. Algunos de ellos dijeron que están dispuestos a reforzar la capacidad del FMI, para que este pueda intervenir en la crisis del euro y frenar una propagación de la crisis europea y se mostraron partidarios de participar para ampliarlo.

Los europeos hicieron un esfuerzo para mostrar que están tomando medidas que frenen la crisis. Ya antes de la primera reunión, el presidente Nicolas Sarkozy celebró un almuerzo con los ministros de Finanzas francés y alemán, François Baroin y Wolf-gang Schauble. Al término, Baroin afirmó que Francia y Alemania habían cerrado un pacto para resolver la crisis de la deuda.

'Vamos a proseguir en los próximos días nuestras conversaciones, pero ya henos cerrado un contrato sobre acuerdos muy importantes', dijo el ministro, sin precisar el contenido. Aseguró que Sarkozy y Merkel cerrarán 'un paquete global y duradero' en la cumbre de Cannes, el 3 y 4 de noviembre próximo. Según dijo, el objetivo es dotar de todos los poderes al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FESF). Se trataría de transformar el FESF en un banco que tendría acceso a la financiación del BCE para comprar deuda soberana. Tanto el BCE, como Alemania y Holanda, han expresado su oposición.

En cuanto a la recapitalización de los bancos, Baroin aseguró que París da su visto bueno a la hipótesis de exigir un 9% de fondos propios. Sólo en segunda instancia, la recapitalización se haría vía mercados y únicamente 'en último límite habría la posibilidad de una coordinación europea'.