Público
Público

Los emperadores de Japón rebajan sus tareas oficiales por salud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los emperadores de Japón, Akihito y Michiko, recortarán sus tareas oficiales a causa de su avanzada edad y su frágil salud, anunció hoy en un comunicado la Agencia de la Casa Imperial nipona.

Akihito, que acaba de cumplir 75 años, y su esposa Michiko, de 74, están delicados desde hace tiempo pero sus tareas oficiales son muy intensas, pues al año reciben a cien invitados extranjeros, participan en 30 ceremonias y celebran un centenar de reuniones.

La Agencia de la Casa Imperial nipona recordó que el emperador, que lleva 20 años en el Trono del Crisantemo, sufre "varios síntomas de enfermedades como hemorragia en el estómago y latidos irregulares" y que Michiko tuvo una hemorragia en el intestino y síntomas de mareos, que han sido "alertas de su cuerpo".

El monarca, que en 2003 fue operado de cáncer de próstata, sufrió recientemente una hemorragia en el estómago y duodeno a causa del estrés, irregularidad en el pulso y alta presión sanguínea, y también ha tenido síntomas de osteoporosis.

Desde diciembre el emperador ha rebajado sus apariciones en público por sus achaques de salud e incluso canceló la tradicional rueda de prensa que ofrece cada 23 de diciembre, con motivo de su cumpleaños.

"Hasta ahora los emperadores trataban de cumplir sus tareas, pero, comparado con Hirohito (padre de Akihito), recibe 1,6 veces más a invitados extranjeros, 4,6 veces más a visitas de embajadores y realiza 2,3 veces más visitas nacionales", indicó la Agencia de la Casa Imperial.

Durante 2008, por ejemplo, los emperadores de Japón realizaron 49 visitas a provincias de Japón, que en el futuro se verán reducidas en tiempo, y recibieron a cien invitados extranjeros, número que a partir de ahora será reducido a diez al año.

La decisión de rebajar las tareas oficiales de los emperadores no supondrá su supresión, sino la "revisión de las tareas que sean necesarias y ajustar su forma y su duración", explicó la Casa Imperial. EFE