Público
Público

La emperatriz Michiko cumple 77 años recordando a las víctimas del terremoto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La emperatriz de Japón, Michiko, cumplió hoy 77 años recordando a las víctimas de la tragedia del 11 de marzo, cuando el país fue azotado por un terremoto y un tsunami, y destacó el "comportamiento noble y tranquilo del pueblo" en esos momentos de "angustia y desesperación".

La anciana emperatriz pidió, en el día de su cumpleaños, que las víctimas de la catástrofe de marzo "sean capaces de recuperar su vida cotidiana tan pronto como sea posible, y se restituyan los días de paz".

Michiko afirmó, a través de un comunicado emitido por la Casa Real japonesa, que "continuará velando y apoyando a la región en su camino hacia la recuperación, hasta que muestre signos reales y positivos de rehabilitación".

La familia real japonesa se ha mostrado, desde el comienzo de la crisis, muy involucrada en la atención a los damnificados por el terremoto y tsunami del 11 de marzo, cuyas regiones más afectadas han visitado hasta en cinco ocasiones desde la tragedia.

En los días posteriores al devastador desastre, la emperatriz reconoció que, en un primer momento, tuvo que "enfrentarse y vencer a la desesperanza y la impotencia, que tienden a abrumarme", dijo en el comunicado.

Michiko sintió "un gran consuelo" al ver la forma calmada y compasiva en la que los ciudadanos respondieron a la tragedia, "ayudándose unos a otros, con el espíritu de dar y compartir".

Por otra parte, la emperatriz afirmó "haber sido bendecida con relativamente buena salud", aunque eso no impide que en estos momentos esté aquejada de fuertes dolores en su hombro y brazo izquierdo provocados por problemas en sus cervicales.

"La mayoría de las veces son dolores que se pueden soportar", indicó, al tiempo que se mostró preocupada cuando el dolor no le permite seguir la agenda marcada y tiene que cancelar un acto, ya que provoca "angustia y preocupación en la gente".

Tanto su salud como la de su marido, el emperador Akihito, al que se le diagnosticó arteriosclerosis coronaria en febrero y recibe tratamiento, le hacen darse cuenta "de que estamos entrando en una edad ligeramente más complicada".

Añadió que en ocasiones tanto el emperador como ella deben manejar "las adversidades" que afectan a su salud, y aseguró que es necesario que ambos se esfuercen para evitar un rápido deterioro de sus condiciones físicas.