Público
Público

Empieza cumbre clima en Sudáfrica, última chance de salvar Kioto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Jon Herskovitz y Agnieszka Flak

Unos 200 países comenzaron ellunes las negociaciones globales sobre el cambio climático conel tiempo en contra para salvar el Protocolo de Kioto, uno delos primeros intentos mundiales por reducir las emisiones degases invernadero cuya primera etapa expira en el 2012.

Las naciones llevan años enfrentadas y hay escasasesperanzas de lograr algún progreso importante, a pesar de lasadvertencias cada vez más graves de los expertos en cambioclimático.

Los diplomáticos también se preguntan si la anfitrionaSudáfrica estará a la altura del desafío de mediar en la duranegociación que se extenderá hasta el 9 de diciembre en laciudad de Durban.

Los países pobres sostienen que los ricos se hanenriquecido utilizando carbón, petróleo y gas y que se les debepermitir desarrollarse para salir de la pobreza.

Las naciones desarrolladas argumentan que las grandeseconomías emergentes, como China, India y Brasil, deben aplicarlímites a sus emisiones para que el mundo tenga algunaposibilidad de frenar el peligroso cambio climático.

Y hay mucho en peligro. Este mes dos reportes de la ONUseñalaron que los gases de efecto invernadero alcanzaronniveles sin precedentes en la atmósfera y que el calentamientomundial posiblemente generará inundaciones, ciclones y sequíasmás intensos.

La Organización para la Cooperación y el DesarrolloEconómico (OCDE) sostuvo que la temperatura promedio mundialpodría subir entre 3 y 6 grados Celsius al final del siglo silos gobiernos no contienen las emisiones, lo que provocaría unadestrucción sin precedentes, con el derretimiento de glaciaresy aumento del nivel del mar.

La entidad indicó que un aumento del 80 por ciento de lademanda mundial de energía elevaría las emisiones de dióxido decarbono (CO2) en un 70 por ciento para el 2050 y se prevé quelas emisiones del transporte se dupliquen, debido en parte alaumento en la demanda de autos en los países en desarrollo.

El Protocolo de Kioto compromete a los países másdesarrollados a objetivos legalmente vinculantes de reducciónde emisiones de gases de efecto invernadero que provocan elcalentamiento del planeta. Las conversaciones en Durban son laúltima oportunidad para establecer una nueva ronda de objetivosantes de que la primera fase del Protocolo finalice en 2012.

"Puede parecer imposible, pero pueden lograr que se haga",dijo a los delegados Christiana Figueres, secretaria ejecutivade la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el CambioClimático.

PANORAMA COMPLEJO

Los diplomáticos esperan que haya algunos avances enfinanciación para ayudar a los países en desarrollo con mayorriesgo ante los efectos del calentamiento global, especialmenteen Africa y los pequeños Estados insulares.

Los países ricos se han comprometido al objetivo deproporcionar 100.000 millones de dólares al año a los esfuerzoscontra el cambio climático para el 2020. Sin embargo, EstadosUnidos y Arabia Saudita se han opuesto a algunos aspectos delFondo Verde para el Clima, que ayudará a gestionarlo.

También existe la posibilidad de que algunos países ricosse comprometan a más recortes de emisiones. Pero la crisis dedeuda que está sufriendo la zona euro y Estados Unidos haceimprobable que esos países aumenten su ayuda o impongan nuevasmedidas que podrían afectar sus perspectivas de crecimiento.

"Dadas las actuales situaciones políticas y económicasmundiales, la renovación del Protocolo de Kioto es altamenteimprobable", dijo Jennifer Haverkamp, directora del programainternacional del clima para el Fondo de Defensa Ambiental.

"Pero eso no es excusa para que el mundo se siente y nohaga nada", aseveró.

Cualquier acuerdo depende de que China y Estados Unidos,los mayores emisores del mundo, accedan a una acción vinculanteen un acuerdo más amplio para el 2015, algo a lo que ambos sehan resistido durante años.

Rusia, Japón y Canadá sostienen que no firmarán un segundoperiodo de compromiso del Protocolo de Kioto si los mayoresemisores no lo hacen también.