Público
Público

Empieza el juicio por el accidente de un Concorde hace 10 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Continental Airlines y cinco hombres fueron a juicio el martes por su supuesto papel en el accidente de un Concorde de Air France, donde murieron 113 personas en el 2000 y que precipitó el fin de los viajes supersónicos de lujo.

El Concorde, que transportaba en gran parte a turistas alemanes, se incendió mientras despegaba del aeropuerto Charles de Gaulle en París el 25 de julio del 2000 y se estrelló minutos después contra un hotel cercano.

Los investigadores creen que un Continental DC10 desató el desastre cuando una pequeña pieza metálica del avión cayó a la pista y pinchó las ruedas del Concorde durante el despegue, propulsando restos de las ruedas hacia los tanques de combustibles debajo de las alas e iniciando el fuego.

La firma estadounidense Continental ha negado la responsabilidad y cuestionó los registros de seguridad del vetusto Concorde de nariz caída.

El juicio, realizado en un moderno juzgado en la pequeña ciudad de Pontoise, unos 30 kilómetros al norte de París, podría tener grandes implicaciones para la forma en que la industria de aerolíneas mantiene sus aviones y el rigor de las medidas de seguridad.

Continental y los cinco individuos, entre ellos tres expertos de la aviación francesa retirados, están acusados de homicidio involuntario.

De ser encontrados culpables, Continental se enfrenta a una multa de 375.000 euros (521.700 dólares) y posibles daños sustanciales, mientras los hombres podrían ser condenados a 5 años de cárcel y una multa de 75.000 euros.

El juez comenzó los procedimientos con la lectura de los nombres de los 109 pasajeros y tripulación del Concorde y de cuatro empleados del hotel que se encontraban en tierra y que murieron en las llamas.

Se espera que el juicio dure hasta el 28 de mayo.

Roland Rappaport, un abogado representante de la familia del piloto del accidentado Concorde, dijo que los investigadores habían establecido un claro vínculo entre el incendio de las ruedas del Concorde y la pieza de metal que había caído en la pista.

"La pregunta esencial en este juicio es encontrar el por qué, cuando una rueda se inflama, un avión se estrella", dijo Rappaport.

"Si la explosión de una rueda en una pista es suficiente para dar lugar a una tragedia de este tipo, entonces el viaje por aire debe ser detenido", dijo el abogado a la prensa.

FALLOS DE DISEÑO

El abogado de Continental Olivier Metzner ha dicho que lo que se juega en el juicio es lo que describió como la excelente reputación de Continental que la aerolínea no quería destruir.

Entre los acusados se encuentran John Taylor, un soldado que fijó la pieza de metal al avión Continental, y su supervisor, Stanley Ford. Ninguno de los dos estuvo en el tribunal el martes y no se sabía si tenían previsto asistir al juicio en alguna etapa.

Los tres procesados franceses eran Henri Perrier, jefe de pruebas del programa Concorde antes de convertirse en su director, y Jacques Herubel, el ex jefe ingeniero del avión, que han sido culpados por no visualizar y rectificar fallos de diseño.

Claude Frantzen, el ex jefe del cuerpo de aviación civil de Francia, está acusado de no ordenar cambios a Concorde cuando surgieron problemas con sus ruedas por primera vez, mucho antes del 2000.

Air France, que pagó millones de dólares en compensaciones a las familias de las víctimas, ha escapado de la responsabilidad por el desastre.

La flota de Concordes operada por Air France y British Airways no volvió a despegar después del accidente y los tanques de combustible de los jets fueron reforzados. Los aviones regresaron al servicio en el 2001, pero finalmente fueron retirados de los cielos en el 2003.

Metzner dijo que presentaría testigos que refutarían la versión de los hechos presentada por los investigadores, agregando que había dudas sobre el mantenimiento y registro de seguridad del Concorde.

"Cuestiono la independencia de los investigadores, cuestiono a aquellos que no quieren la verdad, cuestiono a Air France y es evidente que el 25 de julio del 2000, nunca se le debió permitir despegar al Concorde", dijo Metzner a la prensa.