Público
Público

Empleada de Cajamurcia: "Me limpio el culo con la sentencia de las cláusulas suelo"

La asociación de usuarios de banca Ausbanc, que ha ganado el pleito, se queja de la reacción de algunos bancos. Su abogado afirma: "Todas las cláusulas suelo, a día de hoy, son nulas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La asociación de usuarios de servicios de banca Ausbanc, ganadora del pleito en el Tribunal Supremo contra las cláusulas suelo de las hipotecas bancarias,  valora positivamente el fallo y destaca que todas las entidades sin excepción que usan estas condiciones especiales en sus contratos deberán mover ahora ficha.

Rafael García Carrellán, el abogado sevillano de Ausbanc que recurrió al Supremo, afirma, en declaraciones a Público, que ninguna de las cláusulas suelo de los contratos hipotecarios vigentes cumplen los exigentes requisitos de transparencia y objetividad marcados por el Supremo. 'Todas las cláusulas suelo, a día de hoy, son nulas', asegura.

Su asociación se queja de que determinadas entidades están poniendo problemas al cumplimiento del fallo del Supremo. En concreto, en una nota de prensa, recoge el caso de una empleada de Cajamurcia, en una sucursal ubicada en la Avenida del Mediterráneo de la ciudad de Almería. 

Según Ausbanc, uno de sus asociados de Ausbanc presentó en la oficina una carta tipo que ha elaborado la asociación para lograr la aplicación de la sentencia, y la referida empleada le espetó: 'Me limpio el culo con esta sentencia. El que ha escrito este papel es un analfabeto. Lo único que busca Ausbanc es aprovecharse de la gente que lo está pasando mal para sacarles el dinero'. La asociación afirma que tiene el nombre y apellidos de esta trabajadora, y se queja del nerviosismo y la desconsideración con que han sido recibidas sus reclamaciones algunas sucursales.

El abogado García Carrellán, que no conocía ese caso, señala que la consecuencia directa de la sentencia, dirigida contra las cláusulas suelo de las hipotecas de BBVA, Novacaixagalicia y Cajamar, es la nulidad de las mismas, es decir, que los contratos siguen vigentes pero sin el tope fijado por las entidades que perjudicaba al cliente en momentos, como el presente, en que el euribor está marcado mínimos históricos.

Así lo expresa el Supremo en su fallo: 'Declaramos la subsistencia de los contratos de préstamo hipotecario en vigor suscritos por las expresadas Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, SA, Cajas Rurales Unidas, S.C.C. y NCG banco S.A.U. demandadas, concertados con consumidores en los que se hayan utilizado las cláusulas cuya utilización ordenamos cesar y eliminar'.

Ello dejará esos contratos sin cláusula, ya que es impensable que los clientes se avengan a firmar nuevas cláusulas suelo que les propongan las entidades una vez eliminadas las anteriores, y que siempre les perjudicarían.

El abogado señala que los estrictos criterios de transparencia al consumidor impuestos por el Supremo en la sentencia son extensivos a todos los bancos que han impuesto cláusulas suelo en sus contratos.

García Carrellán también se refirió a la polémica por la decisión del Supremo de estabalecer que 'no ha lugar a la retroactividad de esta sentencia',  que por ello no afectará a las situaciones definitivamente decididas por resoluciones judiciales con fuerza de cosa juzgada ni a los pagos ya efectuados en la fecha de publicación de esta sentencia.

El abogado destaca que ello supone que los bancos no han sido obligados por esta sentencia, que responde a una demanda colectiva, a devolver el dinero de las hipotecas pagados de más por los cientes debido a la existencia de las cláusulas abusivas.

Sin embargo, afirma que, individualmente, cada consumidor con cláusula suelo no transparente, que el Supremo considera nula, puede conseguir la devolución del dinero ya pagado a través de pleitos individuales, ya que la ley establece que la nulidad produce esa consecuencia.