Público
Público

Los emprendedores no responderán con la vivienda por sus deudas

El Gobierno aprueba su esperada ley para fomentar la creación de empresas y dar más facilidades a los autónomos. A partir del 1 de enero sólo se pagará el IVA una vez que se hayan cobrado las facturas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Presetamos una norma integral que es una de las principales reformas estructurales de este Gobierno'. Así definió la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, tras una detallada exposición de 40 minutos, la nueva Ley de Emprendedores y su intenacionalización, al que acompaña el programa como 'Emprende 3' que permitirá realizar todos los trámites de constitución, cambio de titularidad y puesta en marcha de las empresas con los tres niveles administrativos.

Hay muchas novedades, la principal de ellas, es que, después de tres años de anuncios a bombo y platillo, parece que por fin será una realidad que autónomos y empresas no tendrán que abonar el IVA por adelantado, sólo lo harán una vez que hayan cobrado la factura por sus servicios. La fecha de entrada en vigor de esta medida será el 1 de enero de 2014. 

La nueva norma incluye medidas para facilitar la cultura emprendedora. 'Para emprender hay que partir de un conocimiento', explicó la vicepresidenta. Según explicó, Sánez de Santamaría buscará fomentar 'el espíritu emprendedor desde todas las etapas educativas'.

Otra medida llamativa es que los emprendedores no tendrán que responder con su vivienda habitual —con un límite de hasta 300.000 euros— por las deudas derivadas de su actividad empresarial. De esta forma, se constituye la figura del 'emprendedor de responsabilidad limitada' incluida en el anteproyecto de ley de apoyo a los emprendedores y a su internacionalización aprobado este viernes por el Consejo de Ministros.

En rueda de prensa, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, explicó que la ley también incluye un mecanismo para favorecer la 'segunda oportunidad' empresarial que permitirá a los empresarios con deudas que no superen los cinco millones de euros acudir a una vía extrajudicial de negociación en vez de al concurso de acreedores.