Público
Público

Empresa complicada para el Barça ante el Maccabi de Tel Aviv en la Euroliga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Empresa complicada la que le espera al AXA Barcelona en Tel Aviv, donde necesita superar al menos en una ocasión al Maccabi para tener opciones de clasificarse para la fase final de la Euroliga, que esta temporada se jugará en Madrid entre el 2 y el 4 de mayo.

Con el factor pista en contra en esta eliminatoria al mejor de tres y ante un conjunto de gran nivel, las opciones del Barça son escasas, máxime cuando su rendimiento deja mucho que desear esta temporada, especialmente cuando tiene que jugar como visitante.

Los de Xavi Pascual saben que todo lo que no sea sorprender al Maccabi en el primer partido, el de hoy, será poner un plus de dificultad a una eliminatoria de por sí ya complicada.

Con independencia de la calidad de la plantilla, el Maccabi ha demostrado mucho más consistencia que el Barça desde el inicio de la competición. Los azulgrana sufrieron hasta la última décima del último partido para asegurarse su clasificación, y sólo su fiabilidad en casa (3 victorias) le salvó de su ineficacia fuera (3 derrotas).

Pascual no ha dejado ningún detalle en la preparación del partido y, por ejemplo, en la última sesión decidió que su equipo se entrenara con el estridente sonido de fondo de los aficionados israelíes en el Nokia Arena, una de las pistas más ruidosas de la competición.

Del Maccabi dominador de Europa, de la mano de Sarunas Jasikevicius, Parker o Maceo Baston, poco queda. Únicamente dos veteranos de pro, el pívot Nicola Vujcic y Derrick Sharp, junto con el también experto Zvi Sherf, quien dirige al equipo desde el banquillo.

El actual Maccabi tiene jugadores de gran potencial, como el pívot Terence Morris, máximo anotador del equipo (12.3) y determinante en el juego interior, ya que garantiza más de ocho rebotes por encuentro.

Además el equipo de Sherf es muy fiable en casa, donde sólo ha perdido dos de los diez partidos jugados esta temporada (Lyetuvos Rytas y Olympiacos).

El Barça necesita jugar muy concentrado, minimizar sus pérdidas de balón y, sobre todo, evitar que entre en funcionamiento la máquina ofensiva del Maccabi, el mejor ataque de toda la competición.

"Estamos preparados para el partido y tenemos mucho respeto por el Barcelona, pero tenemos muchas ganas de ganar", aseguró Sherf, quien restó importancia al hecho de que se tengan que disputar dos partidos en dos sedes diferentes y en apenas 48 horas.

"Estamos centrados en el primer partido, que para mí es el más importante de la serie", dijo el técnico del Maccabi.

Los barcelonistas afrontan el partido después de ganar ante el último clasificado de la Liga ACB. Tiene a Alex Acker como duda y necesitará dar lo máximo de sí mismo para aspirar a conseguir una victoria, especialmente en el juego interior, donde Mario Kasun, Fran Vázquez y Denis Marconato deben estar muy atentos para frenar a Morris y a Vujcic.