Público
Público

El empresario encarcelado por matar a sus extorsionadores sufrió secuestros y pagó 480.000 euros durante 15 años

Su abogado asegura que vivió una "auténtica agonía" y que la Guardia Civil estaba al corriente de las amenazas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Antonio G.G., el empresario encarcelado por el homicidio de dos miembros de un clan, sufrió extorsiones por parte de sus víctimas durante 15 años, en los que les abonó más de 480.000 euros y fue secuestrado en diversas ocasiones, según ha narrado su hermano y portavoz.

Estas extorsiones se habrían centrado en el núcleo familiar del administrador único de la empresa Mármoles Ballester, ubicada en Olula del Río (Almería), que habría sufrido según las fuentes una 'auténtica agonía' desde hace 15 años hasta el pasado miércoles, cuando perpetró el doble crimen.

Las fuentes han concretado que, durante todo este tiempo, el empresario de 47 años y autor confeso de la muerte de los dos miembros del clan de etnia gitana de Los Pertolos , habría pagado al menos 480.000 euros a esta familia, cuyos miembros le habrían privado de libertad a cambio de dinero en diversas ocasiones.

De todos estos hechos tenía total conocimiento la Guardia Civil, según la versión del portavoz familiar, quien ha asegurado contar para avalar esta tesis con material probatorio suficiente tanto testifical como documental, entre el que destaca el registro de las llamadas efectuadas por el empresario a las fuerzas de seguridad.

Las fuentes, que han lamentado la decisión de encarcelar al empresario, para quien el Juzgado de Instrucción de Purchena dictó auto de prisión el pasado viernes, han aportado también nuevos detalles sobre lo ocurrido el 18 de marzo cuando, sobre las 9.00 horas, se perpetró el doble homicidio.

De acuerdo con la versión aportada por los investigadores, los dos miembros del clan Juan Petronilo R.T. y Juan Petronilo R.F., de 52 y 19 años respectivamente, irrumpieron en las instalaciones de Mármoles Ballester provistos de armas de fuego y armas blancas.

El motivo por el que habrían acudido a la empresa fue reclamar al ahora detenido 60.000 euros que pretendían destinar al pago de testigos falsos para un proceso en curso que sigue la Justicia murciana contra un miembro del clan, hermano de uno de los fallecidos y padre del otro.

Antes de que el empresario encarcelado disparase contra los dos varones que, según este relato, le extorsionaban, éstos habrían abierto fuego contra él y, previamente, habrían intentado agredir con un arma blanca a uno de sus hermanos, que trabaja en su empresa.

Hasta cinco personas presenciaron estos hechos y prestaron declaración ante la Guardia Civil, como lo harán en adelante ante la jueza que instruye el caso, ha detallado la familia del acusado, que ha lamentado que éste permanezca en la prisión provincial cuando 'se limitó a repeler una agresión mediante disparos', como evidencian a su juicio las pruebas practicadas desde los hechos.

Desde que éstos se produjeron, la Guardia Civil y la Policía Local han reforzado la seguridad sobre la familia del detenido, casado y con dos hijos, ante el 'peligro' de posibles represalias por parte del clan de Los Pertolos, radicado en Albox (Almería) y con un amplio historial por extorsión, tráfico de drogas y homicidio.